Motor
Taxi, Uber y Cabify. EP

No hay quien lo pare y por muchas razones, entre las que pesa sobre todas la comodidad y el trato.

A pesar de la huelga de taxistas de finales de julio, el número de Cabify y Uber que circulan por las calles españolas no para de aumentar.

Las licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC), utilizados por Cabify y Uber, se han incrementado un 4,3% en agosto. En concreto, se han concedido 469 nuevos permisos durante el pasado mes hasta alcanzar las 11.200 autorizaciones, según los datos del Ministerio de Fomento hechos públicos este lunes.

España cuenta con 11.200 licencias de VTC y 65.539 licencias de taxi a fecha 3 de septiembre. Es decir, una autorización de Cabify por cada seis permisos de taxis. Esta cifra es muy superior a la ratio 1/30 establecida en la actualidad en la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT) y demandada por el gremio de taxistas.

Además la concesión de permisos no ha cesado en los últimos meses. A principios de noviembre había 64.429 licencias de taxi frente a las 6.421 de VTC. Es decir, un vehículo de alquiler con conductor por cada 10 taxis.

¿Por qué se ha superado el 1/30? Explica href="https://www.huffingtonpost.es/author/eduardo-loren">Eduardo Loren en The Huffington Post este 11 de septiembre de 2018, que los tribunales conceden ahora licencias que se solicitaron entre 2009 y 2015 y que las administraciones públicas denegaron amparándose en ese límite, que entonces no existía.

El Gobierno de Zapatero eliminó la proporción en 2009 y el Ejecutivo de Rajoy tardó cuatro años en volver a establecerla.

La situación podría agravarse en los próximos meses. Un informe de la Comisión Europea estima que entre 2009 y 2013 se llegaron a presentar 10.000 peticiones de licencia VTC en Madrid. El número de licencias pendientes de resolución judicial serían unas 9.000 en toda España, según el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en una comparecencia reciente.

La situación no es igual en toda España. La huelga de taxistas se hizo notar especialmente en Madrid y Barcelona, que son las provincias más afectadas. En Madrid hay una autorización para usar Cabify por cada tres taxis y en Barcelona, una por cada cinco.