Motor
Radar escondido bajo un cono Twitter

El lío ha comenzado cuando en Twitter esta semana era publicada una fotografía de un radar de tráfico situado en la calle Gaztambide (Chamberí), oculto bajo un cono y ubicado en la zona de aparcamiento.

El hecho de que coincidiera en tiempo con la aprobación de la nueva ordenanza de Movilidad, que reduce la velocidad a 30 kilómetros por hora en el 85 por ciento de las vías de la ciudad, y la inminente entrada en vigor de Madrid Central, ha llevado a los usuarios a pensar que el Ayuntamiento de Madrid ya ha comenzado a multar de este modo tan sorpresivo. Pero no. Puede estar tranquilo.

No le va a llegar ninguna multa, al menos por el momento, pese a que la Dirección General de Tráfico está utilizando los datos de su vehículo, según recoge Tatiana G. Rivas en ABC. (Los trucos inútiles que muchos usan para intentar despistar al radar)

Este radar es un dispositivo por sensor remoto que mide las emisiones contaminantes que salen por el tubo de escape en los vehículos.

Desde este otoño, y hasta dentro de dos años, esta tecnología se va a mover por las calles más representativas de la ciudad diariamente -a excepción de las jornadas de lluvia- para captar información de 700.000 coches al año. Manuela Carmena no tiene nada que ver en este proyecto de la Unión Europea denominado Life Gystra.

Lo único que ha concedido la Administración municipal es la licencia para que la empresa Opus- RSE, con doce años de experiencia en la medición de emisiones reales en vehículos, pueda ocupar la vía pública con sus dos dispositivos móviles.

VÍDEO DESTACADO: Los radares de velocidad en España se embolsan 44,3 millones de euros al año