Motor
Pantalla del retrovisor digital del Lexus ES. EP

Los espejos retrovisores de toda la vida tienen los días contados: llega el 'mirror digital'.

¿Gué aportan los retrovisores digitales? ¿por qué son tan interesantes? ¿tienen alguna opción de sobrevivir los retrovisores convencionales?

El mejor ajemplo d elo que aportan nos lo da el el Audi e-tron: el primer coche eléctrico desarrollado por Audi no es baladí.

No obstante, es probable que este SUV eléctrico pase a la historia por algo completamente diferente: por tratarse del primer coche de la historia en incorporar retrovisores digitales.

Su funcionamiento es sencillo. Dos cámaras, situadas a ambos lados del vehículo, registrarán todos los movimientos que se producen en la parte trasera del vehículo y lo mostrarán en sendas pantallas OLED de siete pulgadas situadas en la axila entre la puerta y el salpicadero.

Por supuesto, la tecnología punta es clave para enviar las imágenes a alta velocidad sin que se produzca ningún tipo de desfase entre lo que se graba y lo que se muestra. Algo así a más de 100 km/h podría ser fatal: detractores de este sistema, ya tenéis algo por lo que seguir en el pasado.

La cámara, situada bajo un cristal térmico y en el extremo de un estrecho brazo, cuenta con un objetivo de gran angular para captar toda la información de nuestro alrededor, eliminando el temido ángulo muerto y consiguiendo una nitidez espectacular en cualquier circunstancia. Sí, también en condiciones de lluvia o nieve: adiós a las desagradables y peligrosas gotas de agua en los retrovisores de cristal.

Las ventajas del Audi Virtual Mirror, cómo han bautizado los chicos de Ingolstadt a este invento, no se quedan ahí.

A través del sistema MMI del coche, el conductor podrá seleccionar diferentes modos de uso, como por ejemplo el modo autopista o el modo de aparcamiento, adecuando el software y la inteligencia artificial desarrollada para este sistema según las necesidades del conductor en cada momento.

Incluso es más que probable que en un futuro cercano el propio retrovisor reconozca y muestre en la pantalla los vehículos y/o elementos que estén presentes en la parte trasera pero que debido a condiciones de baja visibilidad no pueden ser vistos a simple vista.