Motor
Coches. EP

Durante noviembre DE 2018se matricularon en España un total de 91.063 de turismos y todoterrenos, según informa la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC).

Esta cifra es un 12,6% menor que en el mismo mes del año pasado y supone el tercer mes consecutivo con una disminución de las ventas respecto a los datos de 2017. Dicha caída de la demanda responde a varios factores.

El primero tiene que ver con la entrada en vigor, el pasado 1 de septiembre, de la nueva normativa de homologación de emisiones WLTP (siglas en inglés que significan Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros), que provocó un adelanto de las compras de vehículos al verano.

De hecho, agosto fue un mes de récord comercial. Ese adelanto de las adquisiciones de vehículos todavía se está corrigiendo a estas alturas de 2018.

La razón por la que miles de personas optaron por comprar un vehículo antes de septiembre es que dicho reglamento sigue un procedimiento de pruebas más próximo a las condiciones reales de conducción, por lo que arroja unas cifras de gasto de combustible y emisiones superiores a las obtenidas con el anterior Nuevo Ciclo de Conducción Europeo (NEDC). Estos datos más elevados, en algunos casos, conllevan un aumento del impuesto de matriculación al hacer saltar de tramo el vehículo en cuestión.

De todos modos, Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto(Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción), cree que el descenso no es achacable a la entrada en vigor del protocolo de emisiones, sino que se debe "principalmente a la desconfianza que está provocando en el consumidor el clima negativo alrededor de la automoción".

Los concesionarios están detectando entre los compradores incertidumbre porque, en muchos casos, no saben ni qué coche adquirir ni cuándo, por lo que retrasan su decisión de compra.

En esta misma línea se ha manifestado Noemí Navas, Directora de Comunicación de ANFAC, quien asegura que "las distintas noticias sobre prohibiciones y restricciones a los vehículos de combustión sumados a las previsiones económicas, que hablan de menor crecimiento para el año que viene, afectan a la decisión de compra.

La confianza del consumidor se está deteriorando, así como la expectativa de crecimiento económico".

Desde GANVAM (Grupo Autónomo Nacional de Vendedores de Automóviles, Camiones y Motocicletas) también se comparte esta misma opinión, aunque su director de comunicación, Elías Domingo, tiene la confianza de que "diciembre sirva para cerrar un año que en términos globales ha sido bueno y que, por lo tanto, tengamos una subida del 10% sobre las ventas de 2017".

De momento, a pesar de la bajada de matriculaciones, en el acumulado del año, la tendencia sigue en positivo para las ventas de turismos y todoterrenos, con un crecimiento del 8% y 1.222.147 unidades.

"En cualquier caso, si no somos capaces entre todos de ir calmando el ambiente alrededor del sector y de centrar los mensajes para acabar con la incertidumbre del comprador, el arranque de 2019 puede seguir con la tendencia negativa actual en las ventas de coches".