Motor
Retrovisor RS

La Guardia Civil sigue utilizando sus redees sociales para ponernos en aviso y evitar que nos roben o estafen (Alerta de la Guardia Civil: estos números de teléfono esconden una estafa).

Ahora alertan en Twitter de la proliferación de la llamada 'estafa del retrovisor', un timo cuyas víctimas pueden llegar a perder hasta 1.500 euros (La Guardia Civil detiene a un abuelete con un huerto lleno de marihuana).

El funcionamiento es tan sencillo que es fácil caer en el engaño. Los maleantes provocan un accidente de tráfico de forma completamente intencionada contra otro coche en el que viaja una persona, normalmente de una edad avanzada.

Luego engañan a la víctima para que les adelante el coste de la reparación del retrovisor, que puede variar entre 1.200 y 1.500 euros.

Los estafadores provocan habitualmente el accidente y los daños afectan normalmente a los retrovisores, de ahí su nombre.

Culpan al otro conductor (la víctima) y piden iniciar el correspondiente parte de accidente con muchas prisas, pues argumentan que deben irse de forma inmediata a su país de origen.

Una vez saben cuál es el seguro de la víctima, simulan hacer gestiones por teléfono para averiguar cómo deben gestionarlo, con la excusa de que su coche es de alquiler de otro país.

Llegado este punto, los estafadores hacen a la otra persona ponerse al móvil para hablar con el seguro o les dan un número de teléfono.

Sea cual sea la modalidad elegida, la víctima hablará con una persona implicada también en el engaño y que se hace pasar por un trabajador de la compañía aseguradora, según huffingtonpost.

Así, le cuentan a la víctima que la tramitación de accidentes entre vehículos de diferentes países es un proceso lento y que conlleva un importe económico elevado. Le aconsejan que, para agilizarlo, pague efectivo la reparación de los daños del retrovisor y, posteriormente, ya lo recuperarían a través del seguro. De este modo, consiguen estafar entre 1.200 a 1.500 euros por reparación.

En alguna ocasión el estafador puede aceptar un importe inferior al solicitado inicialmente en función de la disponibilidad de la víctima.

La Guardia Civil recomiendan estar alerta y no ceder a pagos en efectivo a personas desconocidas. E iniciar siempre los trámites habituales tras un accidente accidente de tráfico, a través de la compañía aseguradora.