Motor
La sirena amarilla parpadeante puede ser la solución para evitar más accidentes en caso de avería. EP

Lo que inventa el hombre blanco (Conductores mosqueados 'cazan' por fin al camión camuflado de la DGT).

Es cuestión de estadística, cuanto más viajemos por carretera, más probabilidades tendremos de sufrir alguna avería o imprevisto que implique la inmovilización de nuestro vehículo en la calzada (Lo que te regala la DGT para 2019: calles a 30 km/h, fin del móvil al volante, control del patinete...).

Cuando algo así ocurre, la DGT tiene previsto un protocolo que todos conocemos, o al menos deberíamos conocer: ponernos el chaleco reflectante, instalar los triángulos de señalización y resguardanos en un sitio lo más seguro posible.

Sin embargo, en la práctica estas acciones resultan sumamente peligrosas, y para muestra, un botón: el año pasado, el 20% de las personas que murieron atropelladas en una carretera (autopista, autovía o vía convencional) lo hicieron cuando estaban fuera del coche señalizando una avería de su vehículo, lo que supone un incremento del 6% respecto a 2017.

Para atajar este problema, mucho más grave de lo que nos podría parecer, la DGT está planteándose incorporar un nuevo sistema de aviso de carácter opcional con el que mejorar la visibilidad de los obstáculos en caso de avería, eliminando además la problemática de abandonar el coche para señalizar la avería.