Motor

En el desarrollo del coche autónomo, un pilar fundamental será su capacidad para interactuar con otros vehículos y con otros usuarios de la vía como los peatones. Y en este área ya han comenzado a trabajar varias marcas embarcadas en esta tecnología, como es el caso de Ford, aunque no es la única: por ejemplo, Jaguar ha desarrollado un prototipo con ojos para dar confianza en los peatones y hay quien ya trabaja en la comprensión máquina-humano.

En su caso, la marca del óvalo ha realizado un experimento basado en la comunicación visual mediante señales lumínicas para relacionarse con los viandantes, en una muy línea similar a la solución que Mercedes-Benz presentaba recientemente con su vehículo autónomo 'cooperativo' según motorpasión .(Este vídeo demuestra que el conductor del Uber autónomo no estaba mirando la carretera antes del accidente)

Evidentemente, la comunicación gestual desaparece junto al conductor en el coche autónomo, por lo que los fabricantes están buscando la manera de interactuar con el resto de usuarios en este tipo de vehículos. Y parece que la opción haciendo uso de luces es la preferida, al menos en lo que respecta a fabricantes como Ford o Mercedes.

El objetivo de la marca del óvalo es el de crear un estándar que comunique las maniobras de conducción en los automóviles autónomos, para lo que está trabajando junto a varias entidades como es el caso de la Organización Internacional para la Estandarización o la Sociedad de Ingenieros de Automoción.(Así es el coche eléctrico y autónomo de Volvo que remolcará a los camiones del futu)

Para ello, la marca, junto a la Universidad Tecnológica de Chemnitz, ha realizado una serie de pruebas en esta ciudad alemana, con un vehículo que simula ser autónomo, a fin de comprobar la reacción de los peatones ante diferentes señales lumínicas y la efectividad de las mismas. Estos test realizados recientemente vienen a completar a los ya efectuados en 2017 en EE.UU, en colaboración con el Instituto Técnológico de Transporte de Virginia.

VIDEO DESTACADO: El nuevo empleado del aeropuerto de Gatwick es 'Stan', un robot autónomo que se encargará de aparcar coches