Motor
App de Cabify

A la antisitema Ada Colau y sus maricahis indepes de la Generalitat les ha salido el tiro por la culata ().

Un total de 50.000 usuarios de Barcelona se han registrado en la App o en página de Internet de Cabify este 7 de marzo de 2019, la primera jornada en la que estuvo operativo el nuevo servicio de vehículo de alquiler con conductor (VTC) con el que la plataforma ha vuelto a operar en la ciudad.

Estos viajeros son los que, según la empresa, han aceptado las condiciones del nuevo modelo de servicio que Cabify ha diseñado para poder volver a la Ciudad Condal a pesar de la nueva normativa aprobada para el sector de las VTC por el Govern independentista catalán.

En virtud de este nuevo modelo de negocio, la firma ha pasado a operar de forma directa coches de VTC en Barcelona, en vez de ser una plataforma de reserva de estos vehículos, como hasta ahora, y como lo seguirá siendo en el resto de ciudades donde opera (Madrid, Málaga, Sevilla, Alicante, Valencia y Murcia).

Además, la compañía ha encontrado una vía legal para sortear la obligación que ha impuesto el Govern de contratar estos coches con quince minutos de antelación.

El cliente de Cabify sólo tendrá que esperar este tiempo cuando se dé de alta en el servicio y acepte las condiciones, esto es, para el primer viaje, y no en los sucesivos, dado que se considera que ya lo tiene contratado y sólo tendrá que pedir un servicio en el marco de ese contrato.

"Una vez que el usuario acepte las condiciones de contratación y transcurra el periodo de antelación estipulado por la normativa, el viajero de Cabify habrá contratado un servicio de transporte del que puede hacer uso sin necesidad de ir contratando cada viaje".

El cliente de Cabify sólo tendrá que esperar este tiempo cuando se dé de alta en el servicio y acepte las condiciones, esto es, para el primer viaje, y no en los sucesivos

Cabify sortea así legalmente la principal medida establecida en el Decreto aprobado por el Govern para regular los VTC y diferenciar este transporte urbano del taxi.

La modificación se aprobó a finales del pasado mes de enero, en plena batalla abierta entre estos dos sectores, con los taxistas secundando paros y concentraciones, y provocó que esta firma y Uber dejaran de operar en Barcelona.

Ahora, Cabify vuelve con el "compromiso", según la empresa "de recuperar la oportunidad perdida en la ciudad tras la restrictiva regulación del sector VTC en Cataluña".

La empresa valoró el dato del número de viajeros que se dieron de alta en este primer día tras su vuelta.

 "Comienza a salvarse parte de esta oportunidad desde el punto de vista del empleo y de la existencia de más opciones de movilidad para los ciudadanos y visitantes de Barcelona y Cataluña".