Motor

Estos coches se han vendido con la promesa de no emitir CO2 al medio ambiente, pero esto no es totalmente cierto. Entonces, ¿en qué sentido un auto eléctrico sería un gran contaminador?

Para empezar, es cierto que un coche eléctrico no emite gases tóxicos cuando está en circulación, sin embargo, sí puede generar miles de toneladas de CO2, principalmente por dos cosas: 1) cuando la electricidad con la que recarga su batería es generada en plantas que queman carbón y 2) su producción.

¿Cuál es la diferencia entre un coche de hidrógeno y un coche eléctrico?

La batería de los coches eléctricos (e híbridos) está hecha de litio, que contiene materiales como el cobalto, según dineroenimagen el cual necesita ser extraído de distintos lugares, en su mayoría, países subdesarrollados.(¡Cerca de ti! Apps para encontrar los puntos de recarga de coches eléctricos)

Si la demanda de los coches eléctricos crece, también tiene que crecer la demanda de producción de energía eléctrica, lo cual provocaría inevitablemente que se quemaran más energías fósiles. Además, son autos mucho más pesados que los de combustión interna, lo cual crea mayor desgaste en frenado de llantas. Por otro lado, las baterías, una vez que están obsoletas, se vuelven un gran contaminante.(Madrid confirma las ayudas al autoconsumo fotovoltaico y la recarga de coches eléctricos)

Se puede decir que estos coches no contaminan directamente en su funcionamiento, pero sí generan una contaminación secundaria.

Por último, no podemos dejar de lado el incómodo momento que pasó Volkswagen en 2015, cuando Salió a la luz que la compañía había instalado un software especial para alterar los resultados de las emisiones contaminantes en 11 millones de automóviles de motor diésel.

VIDEO DESTACADO: Coches eléctricos: ¡Increíble! ¿Sabes cómo podrían cargarse en el futuro?