Motor
Manuela Carmena y un radar

La 'manía persecutoria' del gobierno de Manuela Carmena contra el vehículo privado en la capital aumenta. Tras la implantación de los semáforos en la A-5, el gobierno municipal ha instalado un nuevo radar de tramo, instalado entre los puntos kilométricos 4 y 5.750, en ambos sentidos, que multará desde hoy martes 16 de abril de 2019 a los conductores que sobrepasen los 70 kilómetros por hora.

Tras dos meses de aviso, en los que fueron detectadas hasta 27.712 superaciones, los conductores deberán aflojar el acelerador en un enclave que el mes pasado ya sufrió cambios significativos: la colocación de tres semáforos, la limitación de circular a 50 kilómetros por hora en algunos tramos y la implantación de un carril-bus exclusivo. Modificaciones, todas, englobadas dentro del plan del Ayuntamiento para convertir en vía urbana uno de los principales accesos del sur de Madrid.

El objetivo del Gobierno que dirige Manuela Carmena es reducir la velocidad para mejorar la seguridad vial, así como la habitabilidad de los vecinos, lo cierto es que las aplicación de estas medidas han levantado ampollas en una zona por la que pasan cada día alrededor de 150.000 vehículos.

Desde la implantación de los semáforos la A-5 'urbana' ha aumentado el tiempo de desplazamiento en las horas punta, con escenas diarias de grandes retenciones. Una situación duramente criticada por los partidos de oposición. El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán (PP), señaló que el Gobierno de Ahora Madrid se caracteriza por "la prohibición, la sanción y por limitar la libertad de los madrileños". Aseguró, además, que todas y cada una de las acciones orientadas a mejorar la movilidad de la ciudad han tenido como resultado "el caos y el atasco".

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, calificó el nuevo radar de tramo de "tapón", "cuello de botella" y "maltrato a los vecinos". A imagen y semejanza del PP, defendió la propuesta de su grupo de soterrar parte de la vía, con la mejora de las viviendas aledañas y la construcción de aparcamientos disuasorios y diferentes espacios verdes.