Motor

Poco a poco, la movilidad sostenible se va abriendo camino entre los conductores. Las autonomías de las baterías aumentan de forma lenta pero constante, al igual que el número de puntos de carga. Sin embargo, los precios no bajan al mismo ritmo que les gustaría a muchos bolsillos. Por eso, según elespañol cada vez cobra más fuerza la opción de apostar por un vehículo eléctrico de segunda mano. Como José Manuel, que sin poder invertir una gran fortuna, se hizo con el suyo por 3.000 euros. 2.800 para ser exactos.

Los motivos que llevan a un conductor a adquirir un eléctrico son variados. Algunos lo hacen obligados por las medidas cada vez más restrictivas que las administraciones imponen; otros, motivados por el ahorro evidente que supone cargarlos y mantenerlos; otros, como es el caso de José Manuel Aguado, por la simple convicción de cualquier acción personal puede contribuir a la defensa del medio ambiente.( ¿Sabes por qué los coches eléctricos son más caros que los convencionales?)

Este analista y consultor se inició en el mundillo viendo vídeos en Youtube sobre movilidad eléctrica en 2017, al igual que otros muchos que en su día fueron meros curiosos y hoy ruedan sin emitir gases contaminantes. Comenzó aportando su granito de arena a la movilidad sostenible creando junto con otras cuatro personas Pásate a lo eléctrico, una asociación sin ánimo de lucro que pretende defender y promover la movilidad eléctrica. La divulgación se le quedó corta, y por ello se decidió a comprarse un eléctrico hace menos de un mes.(Tesla Roamer: Así será la 'autocaravana' más rápida del mundo)

"Yo nuevo no me lo podía permitir, por lo que busco de segunda mano".

VIDEO DESTACADO: Nuevos lanzamientos de coches eléctricos en 2019