Motor

Por el momento, no existe un vehículo ‘0 emisiones'. Los coches eléctricos son considerados como la alternativa más limpia, pero hay una lista de factores a considerar al compararlos con los coches tradicionales. Últimamente hay una tendencia a que sus beneficios ecológicos son constantemente desafiados, para evitar reemplazar una energía contaminante por otra según finanzas. Recientemente, un estudio científico llevado a cabo por Christoph Buchal, profesor de física de la Universidad de Colonia (Alemania), sugiere que podrían ser hasta más contaminantes.(Audi e-tron se hace un hueco en el mercado de coches eléctricos en Canarias )

El estudio alemán ha comparado el Mercedes Clase C 220d con el Tesla Model 3, calculando las emisiones de CO2 en gramos por kilómetro. El vehículo de Mercedes, a base de diésel, emite unos 177 g/km, mientras que el coche de Tesla contamina entre 73 y 98 g/km. A simple vista, la conclusión evidente parece ser que el coche eléctrico contamina menos, gracias a las relativamente bajas emisiones que producen las baterías de litio a lo largo de sus 10 años de vida útil. Sin embargo, al recargar la batería, se necesita producir más electricidad, lo cual le sumaría hasta 181 g/km más. Teniendo esto en cuenta, el coche eléctrico estaría emitiendo hasta más del doble que el vehículo equivalente en diésel.(Tesla lanza una advertencia que puede cambiar el futuro de los coches eléctricos)

La comparación resulta impactante, pero no es una equivalencia del todo justa. Si estamos considerando el impacto ecológico de la recarga, ¿no tendría sentido también comparar el impacto ecológico equivalente de los vehículos tradicionales? Las gasolineras requieren energía para operar y, según una investigación de la Universidad de Murcia, emiten otros gases contaminantes que no sólo dañan al medio ambiente, sino también a la salud humana.

VIDEO DESTACADO: Así es el impresionante ‘buggy’ eléctrico de Volkswagen que viene del futuro