Motor
Radar fijo YT

El tema no de broma, porque afecta esencialmente a tu cartera (¡Atención!: La DGT está quitando por error puntos del carné a conductores sin multa).

Los radares se han convertido en uno de los elementos más temidos por los conductores (Así son los nuevos 'radares en cascada' de la DGT: el nuevo truco para freírnos a multas).

Si hace unos años tan solo había que estar pendientes de los radares fijos instalados en las carreteras, los radares móviles, los de tramo, los instalados en drones y recientemente los radares en cascada intentan evitar que los conductores superen las velocidades máximas establecidas en cada tipo de vía.

Aunque existen multitud de trucos y recomendaciones para intentar escapar de su influencia, lo cierto es que tan solo levantar el pie del acelerador y respetar las normas de tráfico sirven para evitar una multa.

Desde Pyramid Consulting han recopilado una serie de «mentiras» que seguramente en alguna ocasión nos habrán contado y con las que supuestamente los radares pierden su eficacia. Pero ninguno de estos trucos funcionan. Te contamos por qué:

  1. – Si circulas muy rápido el radar no te pilla. Para eso habría que circular a una velocidad desorbitada. En la actualidad hay radares que miden hasta los 320 km/h.
  2. – Trucar la matrícula. Ni con un CD, ni doblando la chapa como hemos visto en el caso de los terroristas, ni echándole laca. Esos trucos no funcionan. Si es verdad que doblar la matrícula puede hacer que no se pueda identificar el vehículo, pero el remedio puede ser peor que la enfermedad: si nos pillan se trata de una infracción grave que conlleva una multa de 200 euros. En cuanto a la posibilidad de aplicar algún producto al radar para que se deslumbre, nada de nada: vienen con un dispositivo que lo evita.
  3. – De noche no funcionan. Todos los radares instalados en España funcionan las 24 horas del día independientemente de la luz que haya; incluso algunos tienen flashes de luz infrarroja invisible. El único momento en el que podrían perder visibilidad sería durante una gran tormenta, pero tampoco es seguro.
  4. – Todos los radares fijos están señalizados. En carretera si, pero no necesariamente en los centros urbanos. Además, muchos radares fijos vigilan ambos sentidos de la circulación.
  5. Una cabina, un radar. No es verdad. Algunas cabinas están vacías, y se utilizan simplemente como elemento disuasorio pero es difícil saber cuál está completa y cuál vacía.
  6. – Si el radar móvil está en marcha no puede multar. Falso. Los radares están capacitados para calcular la velocidad del coche patrulla y, teniéndola en cuenta, saber la velocidad a la que circulan el resto de vehículos.
  7. – La solución, un inhibidor. En ningún caso son recomendables. Llevar un inhibidor instalado puede suponer una multa de 6.000 euros -sin posibilidad del 50% de reducción- y la retirada de seis puntos. Además, si lo consideran oportuno, la Policía Municipal o la Guardia Civil también podrá acompañarte a un taller para que desinstalen el inhibidor, y deberá correr con el gasto de esa reparación.