De angel a demonio de Soweto

Se llama Jackie Maarohanye, es «amiga» de Bill Clinton y ha recibido besos, abrazos, elogios y millones de la estrella de televisión norteamericana Oprah Winfrey y de miles de donantes más en todo el mundo. La conocían como El Ángel de Soweto y es una estafa.

Jackie Maarohanye era, según la leyenda que Nelson Mandela mismo ayudó a fomentar, una especie de madre Teresa africana. Fundó un colegio para huérfanos en Soweto, la ciudad gueto al lado de Johanesburgo donde vivió Mandela.

Muchos de los niños decían haber vivido historias escalofriantes. Unos contaban cómo habían visto morir a sus padres acuchillados, otros narraban cómo habían tenido que recurrir a la prostitución para dar de comer a sus hermanos.

El colegio no sólo ofrecía refugio, alimento y esperanza, sino que también reportaba unos éxitos académicos muy por encima de la media escolar.

Winfrey, que el año pasado firmó un cheque de un millón de dólares y se lo entregó a Maarohanye nada más aterrizar en Suráfrica, la describió como «un ángel sobre la tierra».

Los medios surafricanos la definían como «un tesoro nacional». El actual presidente de Suráfrica, Thabo Mbeki, llamó a su colegio «el sueño de África».

Pues resulta que Carte blanche (Carta blanca), un prestigioso programa de televisión surafricano, qacab ade demostrar que esta caradura de orígenes humildes, nacida en tiempos del apartheid, lleva una década engañando a todo el mundo, incluso a los niños.

Carte blanche prueba, con imágnes y grabaciones, que todo es mentira -un elaboradísimo fraude-, un montaje para que Mama Jackie, como la llamaban los niños, se pudiera enriquecer.

Tanto Mandela como Clinton como Winfrey han pedido que se les envíen copias del programa, cuya denuncia central es que Maarohanye presionó a sus alumnos para que se aprendieran de memoria historias terribles de asesinatos, de violación y miseria que ella misma se inventaba.

Los mismos niños después incluso pasaban hambre, según Carte blanche, mientras ella llevaba una vida de superlujo.

Carte blanche entrevistó a niños y adolescentes que habían seguido las órdenes de Mama Jackie. Niños, por ejemplo, que aparecieron en un documental hecho hace dos años para recaudar fondos para el colegio, en el que contaban historias estremecedoras sobre cómo habían visto morir a sus padres, cuando la realidad es que viven con ellos felices, en sus casas.

Hace cinco años, 45 niños del colegio viajaron a Estados Unidos invitados por los Clinton. Entre otras cosas, hablaron ante la ONU en Nueva York. «Fuimos allí», contó a Carte blanche un chico que no se identificó, «y Mama Jackie nos dijo: ‘Hoy debéis llorar en serio… Debéis llorar más que nunca».

Según Maarohanye, los 45 que fueron a la ONU eran huérfanos, y sus padres, casi todos víctimas de la violencia política. Mentira, dice Odette Schweiger, la productora del documental:

«Hemos entrevistado a algunos de sus padres».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído