Las lágrimas de Bush por el Holocausto

(Agencias / PD).- Emocionado, el presidente norteamericano dijo que su país «debería haber bombardeado» el campo de concentración de Auschwitz. Aseguró además que el memorial es el reflejo de que «el mal existe».

Al terminar su recorrido por el museo Yad Vashem, George Bush lo calificó de «recordatorio aleccionador» de que el mal existe y que debe ser resistido, al tiempo que alabó a las víctimas del Holcausto por no haber perdido su fe.

Con la tradicional kipá judía, Bush colocó una corona colorada, blanca y azul sobre un bloque de piedra que cubre cenizas de víctimas del Holcausto traídas de seis campos de exterminio nazis y encendió una antorcha para recordar a los muertos.

Bush estaba visiblemente emocionado durante el recorrido, dijo el director del memorial, Avner Shalev. «Dos veces vi lágrimas que llenaban bien sus ojos», prosiguió.

En un momento, Bush vió fotografías aéreas del campo de Auschwitz tomadas durante la guerra y llamó a su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, para preguntarle por qué su país decidió no atacar el campo para detener las matanzas, según Shalev.

«Deberíamos haberlo bombardeado», dijo Bush, siempre de acuerdo al relato de Shalev, informó la edición digital del diario israelí Haaretz.

En el libro de visitantes del memorial, el presidente escribió: «Dios Bendiga a Israel, George Bush». Se trató de la segunda visita de Bush al lugar, una parada habitual de los dignatarios extranjeros que llegan a Israel.

Su primera visita fue en 1998, como gobernador de Texas. El último presidente estadounidense en visitarlo fue Bill Clinton, en 1994.

Bush, en su gira más extensa por Medio Oriente desde que asumió el cargo, en 2001, estuvo acompañado en su recorrida por un pequeño grupo de personas que incluía a Rice y al primer ministro israelí, Ehud Olmert.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído