El primer ministro malasio disuelve el Parlamento y convoca elecciones

(Agencias / PD).- El primer ministro de Malasia, Abdullah Badawi disolvió este miércoles el Parlamento y convocó elecciones cuando declina la popularidad de su Gobierno ante la tensión racial y la subida de la inflación. La decisión fue anunciada por Abdullah en conferencia de prensa, y tras recibir la aprobación del monarca constitucional.

«El rey ha dado su consentimiento para disolver el Parlamento, y permitir que se celebren las elecciones», dijo el primer ministro.

Abdullah señaló que la fecha exacta de la elecciones será anunciada posteriormente por la Comisión Electoral, aunque la legislación establece que deben celebrarse antes de 60 días desde la disolución del Legislativo.

A finales del pasado enero, el primer ministro emprendió una gira por el país, que fue interpretada por los medios de comunicación, como el inicio de la campaña electoral. El mandato de la coalición dominada por la Organización Nacional para la Unidad Malasia (UMNO) y liderada por Abdullah, concluía en mayo del próximo año.

En las últimas elecciones celebradas en 2004, la coalición gubernamental o Frente Nacional, barrió al resto de las formaciones al conseguir el 92% de los escaños, lo que supuso su mayor victoria en medio siglo de independencia.

Un descenso de popularidad notorio

Un sondeo de opinión realizado a finales del año pasado por el Centro de Estudios Merdeka, indicó que la popularidad de Abdullah había descendido hasta el 61%, desde el 91% que tenía a finales de 2004.

Los analistas creen que la coalición de Abdullah ganará los próximos comicios sin sobresaltos, aunque no descartan que pierda algún apoyo en las zonas del norte del país en las que el opositor Partido Pan-islámico de Malassia (PAS) tiene una fuerte implantación.

Abdullah admitió el pasado noviembre, y poco antes de aprobar un presupuesto de 11.000 millones de dólares para subsidiar los combustibles, que su Gobierno se encontraba ‘bajo presión’.

A las elecciones no podrá concurrir como candidato el ex viceprimer ministro y líder del Partido Justicialista Popular, Anwar Ibrahim, inhabilitado para participar en la política hasta el próximo abril. Anwar fue condenado en 1.999 a seis años de cárcel al ser declarado culpable de corrupción y sodomía, un año después de que fuera cesado por el entonces primer ministro Mahathir Mohamad, antecesor de Abdullah.

Consecuencia de las manifestaciones de noviembre

El anuncio de las elecciones se produjo después de que el pasado noviembre varios miles de malasios de la comunidad india se manifestaran en las calles de Kuala Lumpur, para denunciar la discriminación racial.

Al menos cuatro líderes de la comunidad india continúan detenidos al haberles sido aplicada la ley de seguridad interna, que permite la detención por tiempo indefinido y sin juicio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído