Cambiar a bombillas de bajo consumo no va a solucionar nada

Cambiar a bombillas de bajo consumo no va a solucionar nada

(PD).-Lo último en tácticas para asustar con el calentamiento global: «América será colonizada por serpientes gigantes». Ha oído bien, la puntilla más reciente de los fanáticos del calentamiento global es que América va a verse infestada de pitones birmanas gigantes.

Escribe Debbie Schlussel en su web que lo intentaron con películas de terror diseñadas para asustarle. A continuación lo intentaron con películas de terror diseñadas para asustar a sus hijos para que ellos le metieran miedo a usted. El chirriante colectivo del calentamiento global dispone ya de una nueva táctica para asustar mucho más eficaz. Están explotando la fobia estadísticamente más común: el miedo a las serpientes.

Ha oído bien, la puntilla más reciente de los fanáticos del calentamiento global es que América va a verse infestada de pitones birmanas gigantes. Afirman que la población de pitones birmanas – que no son naturales de Norteamérica — se está multiplicando y avanzando hacia el norte de los Estados Unidos, supuestamente al tiempo que las temperaturas se elevan.

Pero el supuesto «calentamiento global» no es el motivo de que las pitones birmanas hayan llegado aquí, ni el motivo de que su población se esté multiplicando. Las serpientes están aquí porque personas irresponsables y frikis sienten la macabra necesidad de ser propietarias de pitones y a continuación las liberan por los pantanos, los bosques y otros sitios cuando se hacen demasiado grandes. Además las serpientes también se escapan.

Parte de esto se explica por la ausencia total de leyes adecuadas que prohíban la importación y la propiedad de pitones birmanas en América. Existen contadas leyes que lo restrinjan. Y ahora que el genio ha salido de la botella mientras muchas de ellas han sido dejadas sueltas, se están desplazando y multiplicándose a un ritmo elevado. Y comiéndose gran parte de la vida salvaje de los pantanos y otros hábitats naturales del sur de Estados Unidos.

No tiene nada que ver con una temperatura que supuestamente está subiendo un grado cada 1000 años. Las serpientes no son clarividentes. No se dicen: Hmmm…. En cuestión de 1000 años hará un grado más, así que podemos invadir Búfalo y el norte de Michigan.

Pero las fobias — el miedo o el odio irracionales — no se basan en la razón. Y cuando la gente escucha «serpientes pitón van a invadir América» se asusta sin ningún pensamiento crítico acerca de lo estúpido que es este miedo.

El colectivo del calentamiento global es inteligente. Utilizan la palabra «colonizar». La semana pasada, una noticia en la portada del USA Today avisaba histéricamente a los lectores de que las pitones estaban «colonizando» América. ¿Entendido? — Ellas están tomando el control. Y todo es culpa de usted, por utilizar ese secador o tener un todoterreno. Completamente absurdo. El titular: «Las pitones podrían hacerse con el tercio inferior de Estados Unidos».

Pero nadie dijo que la razón y la lógica formasen parte de la campaña sibilina y rastrera de los eco-pirados. Una pena que los medios de referencia idolatren el suelo por el que se arrastran:

Mientras el cambio climático calienta la nación, pitones birmanas gigantes podrían colonizar un tercio de Estados Unidos, desde San Francisco a través del suroeste, Tejas y el sur hasta el norte a lo largo de la costa de Virginia, según mapas del Servicio Geológico de los Estados Unidos difundidos el miércoles. Las pitones pueden medir 20 pies y alcanzar 250 libras de peso. Son altamente adaptables a los nuevos entornos…

Un mapa muestra dónde podrían vivir hoy las pitones, una zona que se expande cuando los científicos utilizan modelos del calentamiento global para el 2100.

«Nos sorprendió el mapa. Era mayor de lo que pensamos que iba a ser», dice Gordon Rodda, zoólogo y principal investigador del proyecto. «Se están moviendo hacia el norte, no hay ninguna duda…

Agarran con su boca para apresar a la víctima, después envuelven al animal y lo aplastan hasta matarlo antes de comérselo entero.

Si usted ve una, no intente hacerle frente. Abandone la zona, tome nota de la localización y notifique a las autoridades.

La cosa es que aquí en Michigan – al igual que en otros estados del norte – tenemos ya serpientes que son mucho más aterradoras y peligrosas que las pitones. Las pitones normalmente no atacan a los humanos. Pero las culebras de Massassauga — naturales de Michigan — sí, y son mortalmente venenosas. Llevan aquí desde que se tiene constancia. Y no tiene nada que ver con ningún supuesto «calentamiento global» o «cambio climático».

No, su casa, su césped delantero o su rampa del garaje no están a punto de ser infestadas de pitones birmanas. Pero si lo estuvieran, no lo achaque al consumo de energía por su parte o los cambios de medio de transporte para ir a trabajar. Eche la culpa a América por dejar que los frikis se compren estos animales y los dejen sueltos. Ésos son los problemas que debieron haber sido regulados hace mucho tiempo, pero no lo fueron.

Cambiar a bombillas de bajo consumo no va a solucionar nada.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído