Maliki lanza un ultimátum de 72 horas a los milicianos de Al Sáder

(PD).- El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ha lanzado un ultimátum a la milicia Mahdi de Múqtada al Sáder tras más de 24 horas de combates entre el Ejército iraquí y los leales al fánatico clérigo.

Primero fue la amenaza de ayer de Múqtada al Sáder, que convocó a los iraquíes a una “revuelta civil” contra el Gobierno y dijo que sus tropas “quemarían los pozos petrolíferos” si continuaban los ataques contra ellos, y hoy la última palabra ha salido de Maliki que ha ordenado a los milicianos a “deponer” las armas en un plazo de 72 horas, si no quieren que se les apliquen “graves castigos”.

El mensaje del primer ministro ha sido televisado por una cadena estatal.

“Aquellos que fueron engañados para levantarse en armas deberían rendirse y comprometerse por escrito a que no volverán a hacerlo”, ha dicho el primer ministro en un mensaje televisado por una cadena estatal. Maliki ordenó el inicio de la ofensiva en Basora el lunes pasado por la noche “para restablecer la seguridad y la estabilidad en la ciudad e imponer la ley”.

El ultimátum del Gobierno iraquí se lanza mientras los combates continúan en Basora y se extiende la ola de violencia por el país. Por primera vez desde que estallaron los enfrentamientos, las autoridades iraquíes han dado a conocer un balance oficial de víctimas a causa de esta guerra chií entre las fuerzas de seguridad gubernamentales y los leales Al Sáder.

Fuentes médicas han informado que al menos 40 personas han muerto y unas 200 han resultado heridas tras la ofensiva el Ejército iraquí por controlar Basora, la ciudad iraquí con más reservas de petróleo. Mientras tanto, otro balance reciente del Ministerio del Interior informa que los disturbios violentos en Bagdad han causado 20 muertos y 140 heridos.

En Basora, la policía ha informado que los combates se concentran en cinco distritos, donde las tropas de Mahdi se han hecho fuertes. En la jornada de hoy, fuentes policiales también han informado que un coche bomba ha explotado cerca del norte de Basora, acabando con la vida de sus pasajeros.

El general Ali Zaidan ha asegurado que sus soldados han matado a 30 milicianos en el primer día de la operación, que comenzó ayer, mientras 25 fueron heridos y unos 50 capturados. “La operación continua y no pararemos hasta alcanzar nuestros objetivos”, ha dicho Zaidan, que ha añadido que la lucha se mantiene en la misma escala.

Como un reguero de pólvora, la violencia se extendió ayer por otros puntos del país. En Bagdad, los leales a Al Sáder salieron a la calle y se enfrentaron con las fuerzas de seguridad.

El balance oficial señala que al menos 20 personas han muerto y 140 han resultado heridas en los enfrentamientos ocurridos en el barrio bagdadí de Ciudad de Sáder. Las tropas iraquíes, apoyadas por el Ejército estadounidense, se enfrentan a los milicianos chiíes mientras en la zona se ha impuesto el toque de queda.

En otros puntos del país, como la localidad de Kut, a 150 kilómetros al sur de la capital, también se han registrado importantes revueltas. Kut es uno de los bastiones de la milicia y el Ejército de Mahdi se ha hecho con el control de varios barrios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído