«El Corán es un libro fascista que incita a la violencia»

"El Corán es un libro fascista que incita a la violencia"

(PD).- Se atreve a decir lo que muchos piensan y callan por miedo. ua. El parlamentario conservador holandés Geert Wilders ha colgado en internet su film crítico con el Corán, a pesar del temor del Gobierno holandés a que pueda irritar a los musulmanes y provocar protestas.

La cinta está colgada en la página de su partido, el PVV. Wilders ha dicho que el Corán, el libro sagrado del Islam, es un libro «fascista» que incita a la violencia.

Su película, de 15 minutos, se titula Fitna, un término coránico que a menudo se traduce como discordia. Las cadenas holandesas han declinado mostrarlo.

Y comienza con una imagen de un libro en blanco con la polémica caricatura de Mahoma publicada en la prensa danesa, en la que el profeta luce una bomba a modo de turbante, seguida de una cuenta atrás.


El Gobierno holandés -políticamente muy correcto- se ha distanciado de Wilders. Temen las autoridades que la cinta cause protestas muy violentas por parte de los musulmanes, similares a las que desató la publicación de caricaturas del profeta Mahoma en un periódico danés en 2006.

EL TEMOR DEL GOBIERNO Y LA CRÍTICA DE LOS PROGRES

Nada más aparecer el vídeo en LA RED, se reunió un gabinete de crisis del Gobierno holandés, mientras que todas las fuerzas de seguridad fueron puestas en alerta.

«He hecho una película correcta», argumenta el propio Wilders, del derechista Partido por la Libertad (PVV), poco después de que a las 19.30 horas se pudiera visionar por primera vez el cortometraje anunciado hace meses.

Seguramente no pensará lo mismo parte de la población de países islámicos. Tanto Holanda como la Unión Europea y la OTAN temen en los próximos días protestas y actos de violencia parecidos a los que se originaron tras la publicación de unas caricaturas de Mahoma en un periódico danés.

El documental Fitna comienza y acaba precisamente con una caricatura de estas, con la del turbante de Mahoma en forma de bomba. Al final de la película, se sugiere una explosión del turbante. También se escucha cómo se arrancan páginas de un libro. «Son las páginas de un listín telefónico», dice un texto. «No es mi tarea, sino la de los propios musulmanes de arrancar los versos del Corán que incitan al odio».

DOS MILLONES DE VISITAS
En solo una hora, el portal de la película –en versión holandesa e inglesa– ya alcanzó casi dos millones de visitas. Empieza con algunos versos del Corán y oraciones de imanes radicales, intercalándolos con imágenes de los atentados del 11-S en Nueva York y de cadáveres de víctimas del 11-M de Madrid que hasta ahora no se habían visto.

La película acaba con la misma tesis que Wilders ya ha defendido repetidamente en sus intervenciones públicas en Holanda y que le han obligado a vivir en un lugar secreto, ya que ha recibido numerosas amenazas de muerte.

«El Gobierno nos dice que debemos respetar al islam, pero el islam no nos respeta a nosotros», escribe Wilders en el cortometraje. «El islam pretende la destrucción de la sociedad occidental.

En 1945 Europa venció al nazismo, en 1989 Europa venció al comunismo, ahora debemos vencer a la ideología islámica. Frena el islam, defiende la libertad», es el llamamiento final del diputado holandés.

«Me imagino que la película no les gusta a los musulmanes, pero solo me he dedicado a los hechos», argumentaba Wilders ayer. El Gobierno holandés estudió la posibilidad de prohibir su emisión, pero en la Constitución holandesa prevalece la libertad de expresión.

Además, no se podía prohibir una película sin ni siquiera haberse visionado antes. Según Wilders, todos los 15 minutos se atienen perfectamente a la ley.

El primer ministro de Holanda, el democristiano Jan-Peter Balkenende, vio el documental junto a sus ministros de Justicia, Interior y Exteriores.

El Binnenhof, donde se encuentran todos los edificios del Gobierno y del Parlamento, fue clausurado por completo al público, mientras que las fuerzas de seguridad aplicaron un protocolo de despliegue que ya estaba previsto para cuando Fitna viera la luz.

También las embajadas en el extranjero, sobre todo en países islámicos, han aumentado sus medidas de seguridad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído