Los intelectuales libaneses denuncian el «golpe de estado» de Hezbolá

(PD).- Un grupo de 290 intelectuales libaneses han firmado una declaración conjunta en la que acusan al grupo terrorista chií Hezbolá de haber intentado un «golpe de Estado» contra el Líbano y de sembrar «la discordia entre los musulmanes».

Por ello le insta a abandonar las armas. Hezbolá ha desencadenado una oleada de huelgas, atentados y movilizaciones desde el pasado día 7 con el objetivo de desestabilizar al gobierno de Siniora, salido de las urnas.

Prácticamente todos los periódicos libaneses llegan a los kioskos este lunes con una declaración, firmada por 290 intelectuales, periodistas y activistas de los derechos humanos de aquél país, en el que le hacen un llamamiento a Hezbolá a abandonar las armas y respetar la democracia del Líbano. La mayoría de los firmantes son cristianos, si bien también aparecen nombres de suníes, chiíes y drusos.

Los firmantes creen que los últimos combates en el Líbano ponen al descubierto el «proyecto de Hezbolá, que consiste en apoderarse del poder en el Líbano y destruir su sociedad». Con estas palabras se refieren a la oleada de huelgas, movilizaciones y atentados desencadenada por el grupo terrorista de obediencia iraní y siria, y que quiere acabar con el actual gobierno, que fue elegido en unas elecciones generales, y en el que hay una mayoría de drusos y suníes.

Los intelectuales instan a los miembros de la mayoría que participan en Qatar en las sesiones de diálogo interlibanés que «den la prioridad a las armas de Hezbolá ya que su mantenimiento equivale al fin del Líbano». Dicen que el mantenimiento de las armas por el grupo chií ha provocado «una sedición entre los musulmanes, profundas heridas y el temor de que se reanuden, en cualquier momento, la discordia y los enfrentamientos».

Hezbolá ya amenazó este domingo, por boca de Mohamed Raad, jefe de su grupo parlamentario, que no están dispuestos ni siquiera a discutir el asunto de su desarme en las conversaciones de Doha. El grupo chií, que llama a su brazo armado «la Resistencia», ha dejado claro que no piensa en ningún momento desarmarse, pese a que así lo recojan las resoluciones de la ONU.

Para los intelectuales firmantes del manifiesto, «los libaneses deberán poner fin, sin plazo, al fenómeno de las armas de Hezbolá y formar una resistencia civil pacífica para proteger el Líbano del golpe de Estado» del grupo terrorista.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído