Obama renuncia a la financiación pública para su campaña


(PD).- Se convertirá en el primer contendiente presidencial que abandona la financiación pública para su campaña. Así lo ha decidido el candidato demócrata a la Casa Blanca. Esto deja vía libre para gastar los cientos de millones que le están llegando en donaciones privadas.

El anuncio, realizado a través de un email enviado a sus simpatizantes, supone que Obama no utilizará los 85 millones en fondos públicos que tendría a su disposición cuando fuera proclamado oficialmente candidato, en la convención demócrata de agosto, en Denver (Colorado).

En el email, Obama explica que ésta «no ha sido una decisión fácil, especialmente porque apoyo la existencia de un sistema robusto de financiación pública de las campañas». No obstante, ha valorado que «el sistema publico de financiación para las elecciones presidenciales, tal y como existe, no funciona, y nos enfrentamos a unos oponentes que son maestros en moverse en este sistema».
De esta manera, Obama se convertirá en el primer contendiente presidencial que abandona la financiación pública para su campaña desde que se creo este sistema, en 1976, tras el escándalo del Watergate. Según este sistema, los candidatos se comprometen a gastar solo los fondos públicos, y no pueden recabar dinero obtenido de aportaciones privadas.

Pero al haber tomado esta decisión, Obama podrá gastar una cantidad ilimitada de dinero, algo que supone una gran ventaja para alguien que ha demostrado tener una gran capacidad para atraer fondos y donaciones.

Desde que anunció que se postulaba para la presidencia, en enero de 2007, Obama ha recabado 272 millones de dólares, de los que 30 millones los obtuvo solo el pasado abril, el último mes del que se disponen cifras. Esta cantidad supone más del doble que su contendiente republicano, John McCain, que sólo ha obtenido 100 millones, 18 de ellos en abril.

En un comunicado difundido, un portavoz de la campaña de McCain se lamentaba de que Obama, al tomar esta decisión, se «haya revelado como otro típico político que dice y hace lo que sea necesario para sacar provecho».

«El verdadero test para un candidato presidencial es si mantiene sus principios y su palabras ante el pueblo estadounidense. Y Barack Obama ha fallado el test hoy. Su decisión de revertir su promesa de participar de los fondos públicos socava su llamamiento para un nuevo tipo de política», dijo Jill Hazelbaker, director de campaña de McCain.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído