La UE paraliza la ampliación hasta solucionar la crisis irlandesa

(PD).- El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha considerado este jueves «paralizada» la ampliación de la Unión Europea a los países de los Balcanes occidentales, mientras los paiises miembros de la unión no encuentren una salida a la ratificación del Tratado de Lisboa rechazado por Irlanda.

«Es seguro que, sin resolver el problema institucional, la ampliación se paraliza ‘de iure’ y ‘de facto'», ha dicho Sarkozy en rueda de prensa tras participar en la primera jornada de la cumbre que la UE cumbre celebra desde este jueves en Bruselas. «No vamos a continuar con la ampliación sin lograr antes un acuerdo entre los Veintisiete. No es razonable», ha añadido el jefe del Estado francés.

Solución en octubre

La situación generada por el ‘no’ irlandes al Tratado de Lisboa no tiene por ahora una soución a corto plazo. Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete apuestan por continuar con el proceso de ratificación y esperan que Irlanda presente en la próxima cumbre de la UE, que se celebrará en octubre bajo presidencia francesa, posibles soluciones para salir del bloqueo provocado por el ‘no’ en el referéndum celebrado la semana pasada. El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, consideró este jueves «extremadamente difícil» que pueda renegociarse el texto.

En la primera jornada de la cumbre el gran protagonista del Consejo Europeo ha sido el primer ministro irlandés, Brian Cowen, que se dedicó a dar explicaciones a sus colegas del porqué del ‘no’ irlandés y pidió «dar tiempo a Irlanda para analizar el voto de la semana pasada y explorar opciones». «Es demasiado pronto para que nadie presente propuestas», ha resaltado.

El taoiseach no ha querido responder cuando se le preguntó si en octubre anunciará la convocatoria de un nuevo referéndum y ha indicado que ahora va a iniciar un proceso de consultas tanto en su país como en el resto de la UE para identificar la mejor opción que permita al mismo tiempo «avanzar» y «garantizar que Irlanda pueda seguir jugando su papel aquí en la UE en la manera en que quieren los irlandeses».

Sin embargo, la propuesta de celebrar un nuevo referéndum en Irlanda en junio de 2009, coincidiendo con las elecciones al Parlamento Europeo va tomado cuerpo en el seno de la Unión, según fuentes comunitarias. Los irlandeses irían al nuevo referéndum con la promesa de que conservarían su comisario y ciertas garantías que asegurarían su neutralidad en defensa, privilegios en materia de cooperación judicial y policial y su organización fiscal. informa Andreu Meissé desde Bruselas.

La pérdida de su representante en la Comisión Europea por la entrada en vigor del nuevo Tratado de Lisboa es uno de los asuntos más esgrimidos por los partidarios del no en la pasada campaña electoral. Fuentes jurídicas del Consejo y del Parlamento, que estudian el asunto, indican, sin embargo, que Irlanda sólo podría mantener su comisario si entra en vigor el Tratado de Lisboa y se adoptan determinadas disposiciones.

Entre los líderes hay un acuerdo generalizado de seguir con el proceso de ratificación. El presidente del Parlamento Europeo, Hans Gert Pöttering, y el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, se expresaron en el mismo sentido. Sólo la República Checa se opone y se resiste a que la cumbre se pronuncie sobre este asunto. El Tratado está pendiente de ratificar por siete Estados miembros (República Checa, Suecia, Chipre, Holanda, Italia, España y Bélgica). Polonia lo ha ratificado en ambas Cámaras pero está pendiente de su firma por el presidente, Lech Kaczynski.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído