Discrepancias entre el G8 y la Unión Africana sobre Zimbabue

(PD).- Sigue preocupando la situación en Zimbabue, tras unas últimas elecciones calificadas desde todos los puntos cardinales como fraudulentas y saldadas en favor del presidente ‘vitalicio’, Robert Mugabe.

El líder de la Unión Africana (UA), Jakaya Kikwete, ha vuelto a pedir un Gobierno de unidad nacional par el país. Pero el G8 y los países africanos han diferido sobre la conveniencia de imponer sanciones al país.

Los estados miembros del G8 se han reunido en la primera jornada de su cumbre en Toyako (Japón) con los mandatarios de siete países africanos, en una sesión en la que se han repasado asimismo asuntos como los altos precios de los alimentos.

EEUU, que también ha descrito las elecciones en ese país africano como «una farsa», ha anunciado sanciones contra el régimen de Mugabe y espera que la ONU imponga también restricciones a ese gobierno. La UA opina que aún hay margen para la negociación, si bien de momento incluso la oposición zimbabua, encabezada por Morgan Tsvangirai, se niega a ello.

«A usted le hubiera gustado vernos hacer algunas cosas, a nosotros nos hubiera gustado verle hacer otras», ha declarado el tanzano Kikwete refiriéndose a Bush, con quien se ha reunido y ha dado una rueda de prensa conjunta.

A pesar de ese choque de pareceres, «seguiremos debatiendo estos asuntos, y como amigos, al final llegaremos a un acuerdo», ya que mucha gente en África comparte «las preocupaciones que ha expresado».

Comunicado en ciernes

Se espera que el comunicado del G8 incluya una firme condena al proceso electoral en el país africano y al régimen de Mugabe.

«No todos los líderes africanos se encuentran en posición de apoyar las sanciones», analiza el asesor para Asuntos Económicos Internacionales del presidente George W. Bush, Dan Price. Pero probablemente los ocho sí. En este sentido, la canciller alemana, Angela Merkel, ha comentado su disposición a imponer sanciones contra el Gobierno de Zimbabue, pues «he dejado muy claro que veo ese régimen como ilegítimo».

Un portavoz canadiense también ha indicado que el G8 les ha dejado claro a los países africanos que se impondrán más sanciones a Mugabe y sus partidarios a menos que haya progresos rápidos para solucionar la crisis política y social. Gordon Brown, primer ministro británico, quiere asimismo que el G8 envíe «un mensaje firme sobre la necesidad de que se proteja a la democracia» allí.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído