Hezbolá entrega muertos a los dos soldados israelíes

Hezbolá entrega muertos a los dos soldados israelíes

(PD).- Es la grandeza de Israel. Ellos no dejan atrás heridos, no abandonan a los suyos y luchan hasta el final para recuperar a sus soldados: vivos o muertos. Por eso han aceptado este macabro canje, en el que lo único que reciben son los dos cadáveres de dos soldados secuestrados por los terroristas islámicos hace más de dos años.

El canje de prisioneros entre Israel y la milicia chií libanesa Hezbolá ha comenzado esta mañana con la entrega de los soldados israelíes Ehud Goldwasser y Eldad Regev en ataúdes negros, según imágenes de la televisión Al-Manar difundidos por los canales israelíes.

La guerrilla ha hecho la entrega al Comité Internacional de la Cruz Roja de los cuerpos de los dos militares israelíes capturados en el verano de 2006, lo que supone la primera confirmación oficial de su muerte. En el momento de su captura por Hezbolá en un ataque en suelo israelí el 12 de julio de 2006, Goldwasser tenía casi 31 años y Regev 27.

El intercambio, que fue aprobado ayer mayoritariamente por el Ejecutivo israelí, ha comenzado en la frontera entre Israel y Líbano, en el cruce de Rosh Hanikrá, bajo los auspicios de la Cruz Roja Internacional. El Ejército israelí mantiene acordonada la zona, que anoche fue declarada «área militar cerrada».

Los prisioneros libaneses han sido trasladados antes del amanecer desde la prisión de máxima seguridad de Hadarim, ubicada en la zona del Sharón hacia la frontera con Líbano, y se producirá su entrega a Hezbolá después de que se hagan todas las verificaciones.

El Canal 1 de la televisión pública de Israel ha informado de que rabinos militares se encuentran en la parte israelí del paso, en Rosh Hanikrá, para extraer muestras de ADN de los dedos y dientes de los militares, que serán analizadas en el instituto anatómico forense de Abu Kabir, en Tel Aviv.

Dos centenares de cadáveres

En el lado libanés de la frontera el mediador designado por la ONU para las negociaciones del canje entre Israel y Hezbolá, el alemán Gerhard Conrad, es el árbitro en el intercambio. Con esta operación, Israel transferirá a la milicia los restos de 199 militantes, mientras que Hezbulá hará entrega de los restos de otros militares israelíes caídos durante el conflicto del verano de 2006.

El presiente israelí, Simon Peres, indultó ayer a los cinco presos libaneses, entre ellos Samir Kuntar, condenado a cinco cadenas perpetuas y 47 años adicionales de prisión por la muerte de un policía, un civil y una de sus hijas en un ataque en 1979 en la ciudad israelí de Naharía, al norte del país.

En este suceso también falleció la hija menor del israelí asesinado, asfixiada por su madre, quien, escondida en una habitación de la vivienda en la que penetró Kuntar, trató de impedir que sus gritos las delataran.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído