La misión de la ONU inicia la evacuación de su personal no esencial en Darfur

(PD).- Tras la petición del fiscal de la CPI de una orden de arresto a Omar al Bachir, presidente de Sudán, acusado del genocidio de Darfur, la misión conjunta de la ONU y la Unión Africana en la región ha iniciado la evacuación de su personal civil no esencial en la zona.

En total, unos 2.500 empleados y sus familiares serán trasladados a El Cairo, Juba, Entebe (Uganda) y Adis Abeba. La Unión Africana recalcó que las tropas, que realizan labores de paz, no van a marcharse del país.

Por otra parte, el Gobierno de Sudán afirmó que la decisión de la ONU se ha producido de modo unilateral, ya que las autoridades «están comprometidas con el mantenimiento de la seguridad del personal de la misión».

Manifestantes sudaneses a favor del presidente del país. El plan de evacuación responde a las medidas de precaución adoptadas después de que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, pidiese ayer una orden de arresto contra Bachir y otros altos cargos de su gobierno por los crímenes cometidos en Darfur, en el oeste de Sudán.

A pesar de la retirada del personal civil no esencial, un representante de la UA negó que las tropas de la UNAMID vayan a marcharse y aseguró que van a continuar su misión. «De acuerdo con las medidas preventivas del nivel cuatro (de alerta), sólo el personal no esencial civil vinculado a la misión conjunta está siendo retirado», explicó el secretario general del Consejo Africano para la Paz y la Seguridad de la UA, Ramadam al Aamera, en una rueda de prensa en Jartum.

Compromiso con la seguridad

Por su parte, el Ejecutivo de Jartum ha reiterado su compromiso de garantizar la seguridad de los trabajadores de la UNAMID. «Este paso de la UNAMID es unilateral y el Gobierno sudanés no forma parte de este plan porque estamos comprometidos con el mantenimiento de la seguridad del personal de la misión», aseguró el viceministro de Asuntos Exteriores, Mutref Sadiq.

«Nosotros proporcionamos protección al personal (de la UNAMID) y les pedimos que permanezcan y que continúen con su trabajo, pero es su responsabilidad y no podemos forzarlos a que se queden», agregó Sadiq.

Según el responsable sudanés, las autoridades de su país han dado instrucciones a las fuerzas de seguridad de proteger a todas las misiones africanas y de la ONU en Sudán «contra posibles ataques de grupos armados».

Precauciones

Por su parte, la misión de la ONU en el sur de Sudán (UNMIS) también ha tomado «una serie de medidas de precaución», aunque el Ejecutivo sudanés les ha asegurado que seguirá cooperando con ellos, según explicó a Efe el portavoz de la UNMIS, Mansur Jalid.

Estos acontecimientos han coincidido con una reducción de un 75 por ciento de las actividades de las agencias de la ONU en el sur de Darfur, tras recibir órdenes al respecto procedentes de su oficina de coordinación, situada en Niala, capital de la provincia.

Las fuentes de la ONU apuntaron que su personal en la provincia ha recibido instrucciones de mostrarse discreto en lugares públicos y de permanecer en sus domicilios para evitar ataques.

Las fuentes indicaron que se vive un estado de confusión en la zona y que las medidas se adoptaron en respuesta al deterioro de la situación de seguridad en la región, después del asesinato de siete soldados de la UNAMID en Darfur la semana pasada.

«Lo que ocurre en Darfur es un mensaje de que la seguridad en la región se está deteriorando», indicó el secretario general de Asistencia Humanitaria del Gobierno del sur de Darfur, Al Hadi Naym

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído