Pekín lucha por limpiar el aire

Pekín lucha por limpiar el aire

(PD).- La contaminación del aire le está costando más de un disgusto al gigante chino a las puertas de su gran evento deportivo. Las autoridades del país asiático han revelado una serie de medidas que buscan mejorar la calidad del aire y combatir la congestión del tráfico durante los Juegos Olímpicos de agosto.

El gobierno de Pekín ha pedido a las empresas estatales que a partir del 20 de julio cambien sus horarios de trabajo, de forma que se eviten los embotellamientos en las horas de mayor tránsito.

Además, se han instalado 10.000 dispositivos inteligentes en las calles de la ciudad con el fin de identificar a los conductores que violen las nuevas reglas. El tránsito de vehículos estará prohibido de forma rotativa, dependiendo de si el último número de su placa es par o impar. Sólo las escuelas y los servicios esenciales estarán eximidos de las medidas, que estarán vigentes durante dos meses.

Paralizan construcciones

Cuando Pekín presentó su candidatura en 2001 para albergar los Juegos Olímpicos, las autoridades prometieron que brindarían un ambiente libre de contaminación para los deportistas participantes. Y es que la calidad del aire en la ciudad es preocupante. Hay días en los que no se pueden ver los edificios más allá de unas cuantas manzanas y el índice de contaminación llega a superar hasta siete veces los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Otra de las medidas anunciadas por el gobierno incluye la paralización de todas las construcciones, también a partir del próximo 20 de julio.

Lo mismo ocurrirá en el caso de plantas productoras de cemento y las mezcladoras de hormigón.

En total, unas 19 empresas consideradas altamente contaminantes estarán obligadas a cerrar sus puertas e incluso el uso de pintura en aerosol al aire libre será prohibido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído