Se endurecen los combates en Georgia a pesar de la petición de alto el fuego

(PD).-La ciudad georgiana de Gori, a unos 30 kilómetros de la capital de Osetia del Sur, podría ser el próximo objetivo del ejército ruso, tras lograr que los georgianos se retirasen de Osetia del Sur. Fuentes oficiales de Tbilisi afirman que los tanques rusos han cruzado la frontera y se dirigen a esta ciudad estrátegica, por la que pasa la principal vía férrea georgiana y una de sus principales carreteras.

Rusia, lejos de cesar el fuego como ayer le pidió formalmente Georgia, continúa con las operaciones bélica sobre el territorio georgiano. El gobierno de Tiflis ha denunciado bombardeos sobre la capital y advierte de que con ellos Rusia pone en peligro a las personalidades políticas, como el ministro de exteriores francés, que se han desplazado allí para mediar en el conflicto.

Por su parte, Moscú ha denunciado que al menos tres soldados rusos han muerto y otros 18 han resultado heridos durante la noche a causa de los bombardeos georgianos sobre la capital suroseta, Tsjinvali, según han informado las autoridades surosetas. «Durante la noche se ha producido un brusco agravamiento de la situación en la zona del conflicto», ha señalado Irina Gaglóyeva, portavoz suroseta, a la agencia rusa Interfax.

Según ha denunciado Tiflis, más de 50 aviones rusos están sobrevolando su territorio incluida la capital, Tiflis. El ministerio de Asuntos Exteriores ha informado en un comunicado que «las acciones rusas no sólo están poniendo en riesgo a los ciudadanos georgios, sino también a invitados extranjeros de alto rango», ya que a la ciudad ha llegado el ministro francés de exteriores, Bernard Kouchner, cuyo país preside temporalmente la Unión Europea.

Osetia pedirá su reconocimiento

Mientras se endurecen los enfrentamientos, los dirigentes de las regiones separatistas de Osetia del Sur junto a los de la otra región independentista, Abjasia, han anunciado que este lunes pedirán a la comunidad internacional que reconozca su independencia de Georgia.

«¿Cuánta sangre oseta debe derramarse hasta que reconozcan nuestras repúblicas? Esto ha sido un genocidio», ha dicho Eduard Kokoiti, líder suroseta, durante una conversación telefónica con su homólogo abjaso, Serguéi Bagapsh, según la agencia rusa Interfax.

Por su parte, el líder abjaso subrayó que ambos pueblos ya habían elegido su propio camino y que era «el camino de un estado independiente». «Estoy convencido de que tras esta tragedia la comunidad internacional debe reconocer la independencia de Osetia del Sur y Abjasia», ha dicho.

Bagapsh expresó que tras el conflicto «nadie en el mundo puede albergar la ilusión de que Abjasia y Osetia del Sur puedan convivir con Georgia en un solo Estado». Osetia del Sur y Abjasia ya se dirigieron a principios de marzo pasado a la ONU, Unión Europea, OSCE y otras organizaciones internacionales para que reconocieran su independencia.

Eso ocurrió poco después de que Kosovo proclamara su independencia (17 de febrero), que fue interpretada por las autoridades separatistas abjasas y osetas como un precedente para su secesión de Tiflis. Ambas repúblicas autoproclamadas, pero no reconocidas por la comunidad internacional, rompieron lazos con Georgia a comienzos de los años 90 tras sendas guerras civiles, en las que contaron con ayuda de Rusia.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído