Las tropas rusas avanzan ahora hacia el corazón de Georgia

(PD).- Más soldados y más frentes. El teatro de las operaciones militares de Rusia en Georgia se extiende: mientras que hasta el domingo las tropas rusas centraban sus ataques en la región secesionista de Osetia del Sur, con la explicación oficial de que socorrían a los surosetios reprimidos por Tbilisi, desde este lunes el centro, el oeste, el suroeste del país y las afueras de la capital georgiana también sufren el fuego ruso.

En total, son 50 bombarderos los que atacaron Georgia en las últimas horas, según el Gobierno georgiano.

Por su parte, los bombardeos georgianos en Tsjinvali, la capital de Osetia del Sur, provocaron la muerte de al menos tres soldados rusos y dejaron a otros 18 heridos. «Durante la noche se produjo un brusco agravamiento de la situación en la zona del conflicto», señaló Irina Gaglóyeva, portavoz suroseta, a la agencia rusa Interfax. La funcionaria aseguró que Georgia ataca las posiciones rusas en el oeste de la capital suroseta con lanzaderas múltiples de misiles «Grad» (Granizo). Esas informaciones se conocen un día después de que el presidente de Georgia, Mijáil Saakashvili, anunciara una retirada de sus tropas en Osetia del Sur ante la incredulidad de los rusos.

Rusia envío este lunes miles de soldados con centenares de tanques y varios lanzacohetes a Osetia del Sur, según informó un reportero de Reuters presente en la región fronteriza de Buron, en el norte de Osetia. Nuevos miembros del Ejército ruso se dirigen hacia la escarpada región montañosa de Buron, en la frontera norte entre Rusia y Osetia del Sur, portando lanzacohetes Uragan, según el reportero, quien añadió que decenas de carros de combate del modelo T-72 Y T-62 se dirigen también hacia la frontera y que miles de soldados salieron por carretera en dirección a las montañas que separan ambos países.

La aviación rusa también bombardeó instalaciones de radar en Tbilisi, la capital georgiana y otras localidades del país, informaron fuentes oficiales. Hacia las 04.30 hora local (las 02.30, hora española peninsular) se oyeron dos fuertes explosiones en Tbilisi. «Fueron atacadas desde el aire los radares situados en la montaña Majata», según el portavoz del Ministerio del Interior de Georgia, Shotá Utiashvili, quien no precisó si las instalaciones habían resultadas dañadas en el bombardeo.

Según la emisora de radio Imedi, sobre las 07.00 hora local (las 05.00 en España), aviones rusos bombardearon la región de Zugdidi y la localidad de Senaki, en el oeste del país, junto a la región separatista de Abjasia (ve aquí el mapa de las operaciones). También fueron sometidas a ataques aéreos las regiones de Jelvachauri, en el suroeste de Georgia, y el aeródromo Shiraki en el este del país.

Además, Rusia ha aumentado su contingente en Abjasia, segunda región separatista de Georgia, a 9.000 paracaidistas y 350 blindados, según aseguró a la agencia Interfax el comandante ruso Alexander Novitsky. «El fortalecimiento de la fuerza de paz tiene como objetivo descartar que se repita la situación a la que las fuerzas de paz rusas se están enfrentando en Tsjinvale», explicó Novitsky. «Nuestras tropas tienen que defender a los civiles y evitar cualquier catástrofe humana», añadió.

Las fuerzas rusas desplegadas en la región separatista dieron este lunes un ultimátum a las tropas georgianas para que depongan las armas, algo que minutos después ha sido rechazado por Tiblisi, según informó la agencia Interfax.

Asimismo, la ciudad de Gori, ubicada entre Osetia del Sur y Tbilisi parece ser el próximo objetivo de los rusos.»Las tropas avanzan hacia Gori, en el centro de Georgia, en lo que es su primer asalto con fuerzas terrestres a una ciudad georgiana y tras tres días de duros combates», escribe el diario The New York Times citando a oficiales georgianos. «La maniobra -junto al bombardeo de Tbilisi- parece indicar que las intenciones de Rusia van más allá de la protección de los enclaves prorusos de Osetia del Sur y Abjaziahia y que quieren debilitar a las fuerzas armadas de Georgia», que ha enfadado al Kremlin por sus alianzas con EEUU y los occidentales, anañiza el periódico estadounidense.

Por su parte, la televisión británica BBC indica que se produjeron escenas de pánico en Gori y que el ministro del Interior georgiano le dijo que se fuera de la ciudad para que pudiera ver cómo las carreteras se llenan de civiles que huyen de la localidad.

Reacciones

En el frente diplomático, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, cuyo país preside este semestre la Unión Europea, presentó al presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, un «plan para el alto el fuego» en la zona, escenario de combates por cuarto día consecutivo. «Esperamos sus reacciones», aseguró Kouchner a la prensa en Tbilisi.

Kouchner adelantó que visitará a los refugiados georgianos en la ciudad de Gori, cercana a la frontera con Osetia del Sur y que ha sido bombardeada por la aviación rusa. Seguidamente, el jefe de la diplomacia francesa viajará a Moscú, donde se reunirá con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, y su colega Serguéi Lavrov.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, viaja también este martes a Moscú, donde tiene previsto abordar la situación con el líder ruso, Dmitri Medvédev. Por su parte, la ministra de Exteriores georgiana, Ekaterina Tkeshelashvili, aseguró que hay que «frenar, lo antes posible, las acciones de Rusia» e «instaurar la paz y seguridad» en la zona. «Expresamos nuestra voluntad de negociar y anoche la aviación rusa bombardeó objetivos estratégicos georgianos», dijo.

A última hora del domingo, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, calificó de «desproporcionada» la ofensiva militar rusa en Georgia en favor de la provincia secesionista de Osetia del Sur, aliada de Moscú. En una entrevista en Pekín a la cadena de televisión estadounidense NBC, Bush señaló que había expresado su «grave preocupación por la respuesta desproporcionada de Rusia» y que condenaba «de forma contundente el bombardeo fuera de Osetia del Sur».

Horas antes representantes de EEUU en la ONU acusaron a Rusia de querer alargar el conflicto para derrocar al presidente de Georgia, Mijáil Saakashvili.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído