El terrorista islamista, ni muy religioso, ni frustrado

El terrorista islamista, ni muy religioso, ni frustrado

(PD).- El típico terrorista británico no es un fanático religioso, según un estudio confidencial del MI5 -servicio de seguridad del Reino Unido-, filtrado al diario The Guardian. Según ese informe, es imposible hacer un perfil del terrorista «made in Britain» ya que en su mayoría ese tipo de personas no llaman la atención, sino que son fiel reflejo de las comunidades en cuyo seno viven.

En su mayoría, sin embargo, las personas involucradas en ese tipo de actividades en Gran Bretaña no son inmigrantes ilegales, ni fundamentalistas islámicos, sino que suelen ser incluso novatos desde el punto de vista religioso.

Los servicios de inteligencia también relativizan la importancia de los imanes radicales en ese fenómeno y señalan que su influencia sobre los eventuales terroristas ha decrecido en los últimos años. Según el MI5, parece demostrado que una identidad religiosa bien arraigada en el individuo puede incluso proteger de la radicalización violenta.

Drogas, alcohol y sexo

Lejos de ser unos fanáticos religiosos, muchos de los involucrados en actividades terroristas no cumplen regularmente con sus obligaciones religiosas e incluso ignoran casi todo desde el punto de vista de la doctrina del islam. Muy pocos se han criado en el seno de familias muy religiosas y hay en cambio una relativamente elevada proporción de conversos. Algunos se drogan, beben alcohol y frecuentan a prostitutas, señala el estudio.

Los hay solitarios sin ningún lazo familiar, pero también, sobre todo los que superan los treinta años, pueden estar casados y tener varios hijos. Aunque la mayoría se radicaliza con veintitantos años, una minoría ciertamente significativa comienza a meterse en ese tipo de actividades terroristas cumplidos ya los treinta. La mayoría de estos últimos no son personas solitarias, sino que están casados y tienen hijos.

Según el MI5, esto último parece contradecir la idea muy extendida de que los terroristas son jóvenes frustrados sexualmente y arrastrados al martirio por la promesa de que los esperan decenas de huríes en el paraíso.

Británicos e inmigrantes legales

En su opinión, la mayoría de los terroristas que actúan en territorio británico son ciudadanos de este país y el resto, con muy pocas excepciones, residen aquí legalmente.

La mitad han nacido en Gran Bretaña, algunos llegaron a este país tras escapar de regímenes opresivos en sus lugares de origen, pero muchos otros vinieron a estudiar o por razones familiares o económicas y se radicalizaron muchos años después de haber inmigrado.

No están locos

Los expertos desestiman la teoría según la cual los terroristas son «dementes» y señalan que entre ellos no parece darse una mayor incidencia de enfermedad mental o de rasgos patológicos que en el resto de la población.

Los terroristas que actúan en este país son además tan diversos como los musulmanes: hay individuos oriundos de Pakistán u Oriente Medio, pero también hay otros de origen caucasiano.

La mayoría de los terroristas británicos son varones, pero las mujeres tienen un papel importante ya que muchas veces están al tanto de las actividades de sus maridos, hermanos o hijos y no hacen nada por impedirlas.

Para llegar a esas conclusiones, los expertos de la sección de ciencias del comportamiento del MI5, analizaron en profundidad los perfiles individuales de varios cientos de individuos «involucrados en o asociados a actividades terroristas violentas».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído