Una carga policial deja 50 heridos frente a la sede del Parlamento de Tailandia

(PD).- La policía tailandesa disparó gases lacrimógenos para dispersar a los miles de seguidores de la Alianza Popular para la Democracia (APD) que bloquearon desde horas antes la entrada en la sede del Parlamento en Bangkok, lo que dejó cerca de medio centenar de heridos.

Unos 5.000 manifestantes de la APD se habían atrincherado ante las puertas del Parlamento para evitar la entrada del Gobierno del primer ministro, Somchai Wongsawat, que tenía previsto realizar su primera intervención en la Cámara Baja.

El canal de televisión ‘Channel 3’ ha informado de que tres heridos tienen pronóstico grave y otro ha perdido una pierna debido a la explosión de un proyectil de gas lacrimógeno durante la carga, que se produjo a primera hora de la mañana.

Unidos ante el cambio constitucional

Los cabecillas de la APD, que mantienen ocupado el recinto de la sede del Gobierno desde el pasado 26 agosto, se oponen al plan gubernamental de modificar la Constitución, que consideran una estratagema para beneficiar a los aliados del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, acusado de corrupción y exiliado en el Reino Unido.

Por su parte, los parlamentarios del opositor Partido Democrático han amenazado con boicotear la sesión parlamentaria.

Dos de los nueve líderes de la APD fueron detenidos este pasado fin de semana acusados de insurrección, conspiración, reunión ilegal y de rechazar las órdenes de dispersión, cargos que podrían acarrearles la cadena perpetua e incluso la pena de muerte, según las leyes tailandesas.

Uno de los detenidos es el ex gobernador de Bangkok Chamlong Srimuang, que ayer se declaró inocente del cargo de insurrección y acusó de corrupción al Ejecutivo del primer ministro, Somchai Wongsawat.

Srimuang, un ex general de profundas convicciones budistas, aseguró que las manifestaciones antigubernamentales continuarán mientras gobierne el Partido del Poder Popular (PPP), una formación que consideran una prolongación del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, a quien depuso una asonada militar en 2006.

Un cambio que ha provocado la crisis

La semana pasada, el nuevo primer ministro y titular de Defensa de Tailandia anunció un plan para enmendar la Carta Magna de 2007, la misma iniciativa que propuso su predecesor a principios de año y que, unida a otras medidas, desembocó en la actual crisis política.

La Carta Magna de 2007, menos democrática y plural que la anterior de 1997, se redactó bajo la batuta de los militares golpistas con la intención de impedir que Tailandia volviese a la situación anterior a la asonada (con un Gobierno corrupto) y abrió las puertas del Legislativo a la Fuerzas Armadas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído