Italia condena a Alemania a indemnizar a las víctimas del nazismo

(PD).- El Tribunal Supremo de Italia ha condenado a Alemania a indeminizar a los familiares de las víctimas de la matanza que perpetraron los nazis el 29 de junio de 1944 en la provincia de Arezzo (centro-norte de Italia) y en la que fueron asesinadas 203 personas, casi todas mujeres y niños.

La Justicia italiana rechazó el recurso que había presentado Alemania contra la sentencia del Tribunal Penal Militar de Roma que preveía una indemnización de un millón de euros para los nueve familiares de dos de las víctimas, los cuales se habían constituido como parte civil.
En su momento, Alemania recurrió ante el Tribunal Supremo italiano contra este principio de responsabilidad colectiva, alegando inmunidad y el defecto de jurisdicción de la magistratura italiana.

Finalmente, la Corte Suprema dio la razón al fiscal general italiano Roberto Rosin, quien había replicado que «la inmunidad no es aplicable en casos de crímenes contra la humanidad».
En cuanto a la falta de jurisdicción, también se rechazaron los argumentos alegados por Alemania, que se basaban en dos acuerdos internacionales, firmados en 1947 y 1961, respectivamente. Estos «incluyen los daños morales ocasionados por las matanzas nazis pero sólo para los hebreos deportados», explicó Rosin.

En diciembre del año pasado, Italia condenó a cadena perpetua al sargento alemán Max Josef Milde, responsable de la masacre, en la que, entre otros, fue cruelmente asesinado el párroco de Civitella, don Alcide Lazzari. La condena de Milde, en cambio, ya es definitiva al no haber sido presentado ningún recurso en su contra.

La matanza fue la represalia utilizada por el Ejército alemán tras el asesinato de tres de sus soldados perpetrado por los partisanos el 18 de junio de 1944. Los nazis anunciaron un ultimátum de 24 horas para denunciar a los autores y, ante el silencio de los habitantes, días más tarde irrumpieron violentamente en la población de Civitella y las fracciones de Cornia y San Pancrazio.

Muchas mujeres fueron violadas antes de ser asesinadas, mientras que don Lazzari y un grupo de parroquianos fueron asesinados durante la Misa. Los nazis también quemaron varias casas en las que se habían refugiado algunos supervivientes. El número total de víctimas fue de 203.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído