Zapatero implora a Sarkozy por un lugar en la cumbre mundial

Zapatero implora a Sarkozy por un lugar en la cumbre mundial

(PD).-Zapatero no quiere quedarse fuera de la cumbre. El presidente, que se burló de Sarkozy y Berlusconi en Nueva York, ahora ruega que le hagan un lugar en la cumbre. El presidente español anunció en el Congreso de los Diputados, tras conversar por teléfono con Sarkozy, que el presidente francés es «absolutamente sensible y comprensivo» a la conveniencia de la presencia española en esa reunión.

Así lo manifestó ayer Nicolas Sarkozy, que anticipó que los participantes en esta cita deben ser los miembros del G-8 y las cinco potencias emergentes (China, India, Brasil, Sudáfrica y México). Sarkozy justificó la no invitación a Zapatero con el argumento de que crearía un agravio comparativo con Polonia. La excusa es pueril porque el PIB de España duplica al de Polonia.

Hay varias posibles explicaciones a esta exclusión de España. La primera es que Bush, el anfitrión de la cumbre, haya decidido vetar la presencia de Zapatero, al que no ha perdonado la retirada de Irak y con el que jamás ha querido reunirse dentro o fuera de EEUU. Tampoco habría que descartar que Sarkozy y Brown le hubieran dado la espalda al presidente español en el último momento. Sea como fuere, parece muy claro que España tendría que estar representada en esa cumbre tan crucial, ya que nuestro país es la octava potencia económica mundial, tiene dos de los cinco mayores bancos europeos y una importante proyección financiera en Latinoamérica. Si España no va a ser invitada a esa cita es en última instancia por la falta de peso internacional de Zapatero y por su errática política exterior, que nos han situado en una posición de marginalidad en el escenario mundial.

Zapatero, tras conocer ayer las primeras declaraciones de Sarkozy, en las que España quedaba excluida de la cumbre, se limitó a decir «ya hablaremos» cuando los periodistas le preguntaron sobre ello. Pocas horas después, ya por la tarde, el presidente español anunció en el Congreso de los Diputados, tras conversar por teléfono con Sarkozy, que el presidente francés es «absolutamente sensible y comprensivo» a la conveniencia de la presencia española en esa reunión.

«España, por razones objetivas y dado su peso económico, debe participar en esta cumbre», justificó Zapatero, quien señaló que España es «la octava economía mundial» y «debe estar donde se merece». Zapatero fundamenta su opinión en lo que considera como fortaleza del sistema financiero español y solidez de la economía. «España no ha estado nunca en estos cónclaves (G-7 , G-8, etc.) y yo creo que esto va a cambiar y en mi opinión hay condiciones objetivas para que cambie», aseguró el presidente español.

Según Rodríguez Zapatero, «Sarkozy ha hecho muy bien el trabajo ante la crisis del sistema financiero internacional». «Estoy convencido», agregó, «de que también lo va a hacer para convocar esta cumbre» mundial, continuó Zapatero. El presidente del Gobierno español apostó también por la presencia «de un país árabe» en el encuentro, que en principio se convocará a mediados de noviembre.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído