La Embajada española estudia cómo evacuar de Goma a la misionera herida debido al cierre temporal del aeropuerto

La Embajada española estudia cómo evacuar de Goma a la misionera herida debido al cierre temporal del aeropuerto

(PD).-La Embajada española en Kinshasa está estudiando «varias posibilidades» para proceder a la evacuación de María Presentación López Vivar, la misionera española que resultó herida el martes durante los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales congoleñas y los rebeldes tutsis del general renegado Laurent Nkunda, y que se encuentra ingresada en un hospital de Médicos sin Fronteras en Goma, capital de Kivu Norte, en el este de la República Democrática del Congo.

Según indicaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, «los servicios de emergencia consular están viendo en qué momento se puede evacuar de Goma a la religiosa» para lo que se barajan «varias posibilidades, teniendo en cuenta que el aeropuerto permanece cerrado temporalmente».

La misionera fue trasladada hasta Goma en helicóptero desde Rutshuru, donde había sido intervenida y se le procedió a la amputación de las dos piernas, tras resultar herida por la explosión de un artefacto que alcanzó su casa en Rubare, cerca de la otra localidad, durante los enfrentamientos el martes entre soldados y rebeldes.

La misionera herida, nacida en Tobar (Burgos) hace 64 años y que ya trabajó en misiones varios años en Ruanda, se encuentra acompañada por otra religiosa burgalesa, Clementina Urbana Sancho Herrera, nacida en Castrillo de Murcia (Burgos), que salió ilesa del percance.

Por otra parte, las citadas fuentes precisaron que el resto de españoles residentes en la zona –nueve religiosos, incluidas las dos misioneras citadas, y cuatro cooperantes– se encuentran «bien y la Embajada está en permanente contacto con ellos».

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído