El Gobierno ZP descubre que hay guerra en Afganistán

El Gobierno ZP descubre que hay guerra en Afganistán

(PD).- Como en la gestión de la crisis económica cuando en septiembre lo desbordaba, el Gobierno empieza a reconocer la gravedad de la situación y hasta su origen porque los hechos chocan de frente con la imagen que han prefabricado a la medida de sus deseos o intereses.

Como subraya Angel Collado en ABC, en Afganistán hay una guerra contra el terrorismo islamista y las tropas españolas cumplen allí una peligrosa misión en defensa de la seguridad de todos, de los propios afganos y de los españoles, dijo la ministra de Defensa, Carme Chacón desde Herat.

El Ejecutivo de Zapatero empieza a hablar claro después de las muertes por ataque talibán del brigada Juan Andrés Suárez y del cabo primero Rubén Alonso Ríos.

Chacón visitó por la mañana a los heridos en la base principal de las tropas españolas en Afganistán y fue informada por los mandos directos, los coroneles Rafael Sánchez Ortega y Francisco Javier Abajo, de los detalles del ataque: la furgoneta estaba cargada con cuatro proyectiles de artillería «gruesa» y un cohete, lo que equivale a 30 kilos de explosivo TNT y 150 kilos de metralla.

«Estamos en Afganistán porque los que han arrancado la vida de nuestros dos compañeros amenazan al pueblo afgano y también a todas las mujeres y hombres libres del mundo. Desean someternos a su terror. También a nuestras familias, a las familias españolas».

Así se expresó la ministra de Defensa, según una nota distribuida por su departamento en la que también se asumía la doctrina occidental de la guerra contra el terrorismo islamista en unos términos desconocidos hasta ahora por el Ejecutivo de Zapatero.

De Estambul a Madrid
Chacón agregó: «Estamos en estas tierras para defender la paz y la seguridad de todos, también la de nuestros compatriotas. España, junto con unos cuarenta países de cuatro continentes, está en Afganistán porque desde aquí se fraguaron amenazas contras las vidas de miles de ciudadanos inocentes en todo el mundo; desde Casablanca hasta Nueva York; desde Londrés hasta Bali; desde Estambul hasta Madrid».

Y dejó clara la decisión del Gobierno de cumplir con sus compromisos y responsabilidades militares en la zona. Todo un «no» frente a las voces que en nombre del pacifismo y las teorías de la neutralidad de España en el choque entre Occidente y el islamismo radical -las que apoyaba el PSOE cuando estaba en la oposición- que ahora piden la retirada de las tropas españolas de Afganistán.

«Estamos -sentenció la ministra de Defensa- en una misión que culminará cuando el pueblo afgano sea capaz de valerse por sí mismo y de vivir en paz y en libertad».

Carme Chacón, acompañada por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez, volvió anoche a España en el Airbús 310 del 45 grupo de la Fuerza Aérea española con los féretros de los dos militares muertos y los tres heridos leves.

Los Príncipes de Asturias presiden hoy el funeral en la base General Morillo de la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable, situada en Figueirido (Pontevedra).

La crudeza del conflicto bélico en Afganistán forzó el cambio de discurso del Gobierno, pero sólo para reconocer la gravedad de la situación y el origen de la presencia española: la lucha contra el terrorismo internacional.

Moratinos y los portavoces del PSOE se esforzaron en eludir el capítulo de consecuencias. El portavoz del grupo socialista aseguró que no tenía «constancia» de que el Gobierno vaya a modificar el límite que él mismo se fijó de 3.000 militares en el exterior.

El secretario general del PSOE, José Blanco, hizo de portavoz de Zapatero al comentar que el presidente del Gobierno no tenía previsión alguna de enviar más tropas a Afganistán. Pero se sumó al giro del Gobierno en la materia al insistir en que allí se lucha contra el terrorismo internacional.

El PP pide claridad
El PP, por medio de su secretaria general y de su portavoz en el Congreso, María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, pidieron al Gobierno que aclare su posición sobre si conviene o no enviar más soldados a Afganistán y exigieron que se aplique en mejorar en todo lo posible su dotación y equipo. IU insistió en que Zapatero debe retirar las tropas igual que hizo en Irak por entender que sirven a los intereses de los Estados Unidos.

VÍA ABC

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído