«No dejaré de estudiar aunque me maten»

"No dejaré de estudiar aunque me maten"

(PD).- Con la cara cubierta de una pomada antibiótica y postrada aún en una cama de hospital, Shamsia, de 17 años, ha asegurado que volverá a la escuela aunque le cueste la vida. Es la joven afgana que resultó herida más grave el pasado miércoles cuando dos facinerosos islamistas asaltaron a un grupo de 13 estudiantes y les lanzaron ácido a la cara en la ciudad de Kandahar.

La agresión, que no ha sido reivindicada, lleva el sello de criminales talibanes, contrarios a la escolarización de las mujeres afganas.

«No dejaré de estudiar aunque me maten», sentenció la joven, que ayer recibió la visita en el hospital de Kabul de algunas de las compañeras que también fueron agredidas.

«No voy a dejar de ir al instituto», añadió Shamsia, que se recupera de las graves quemaduras en un ojo.

Su principal argumento es que solo a través de la educación puede ayudar a los suyos: «Seguiré yendo a clase, seguiré estudiando para construir nuestro país». «Estos ataques, –añadió–no pueden paralizar la educación en Afganistán, sobre todo la de las chicas».

Los hechos, que han consternado al país, recibieron la condena expresa del presidente, Hamid Karzai, quien describió a los autores como «enemigos de Afganistán».

ESCUELAS QUEMADAS

A pesar de que ya hace siete años que cayó el régimen talibán, el integrismo extremo que implantaron durante los cinco años en el poder (1996-2001) perdura en todo el país, a excepción de la capital, Kabul, y especialmente en las zonas más rurales del sur, cerca de la frontera con Pakistán.

El portavoz del ministerio de Educación, Hamed Elmi, ilustró con contundentes datos el esfuerzo de los integristas para minar la educación. De las 11.000 escuelas que hay en el país, 640 han sido cerradas por los constantes ataques.

En lo que va de año, 115 colegios han sido incendiados y 120 profesionales vinculados a la docencia, asesinados.

El interés de los talibanes en destrozar el sistema educativo no solo pasa por evitar la formación de las mujeres sino porque consideran que los hombres deben estudiar en las madrasas (escuelas islámicas).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído