Zapatero se limita a calificar de «conducta irresponsable» los atentados de Hamas y arremete contra Israel

Zapatero se limita a calificar de "conducta irresponsable" los atentados de Hamas y arremete contra Israel

(PD).- Siendo el presidente del Gobierno de un país con amplia experiencia en atentados terroristas, Zapatero podría haber elegido mejor sus palabras. Pero le puede su fiebre por aparecer «progre». Y por eso se ha limitado a calificar de «irresponsables» a los milicianos de Hamas, que llevan muchos meses bombardeando con cohetes ciudades judias y a condenar con dureza a Israel, calificando su respuesta militar en Gaza de «absolutamente desproporcionada».

El presidente socialista puso ayer, en su rueda de prensa desde La Moncloa, todo el énfasis de su intervención en advertir al Gobierno judío de que «poner la conquista (de la seguridad) en la fuerza de las armas, sin atender a los daños enormes e irreparables a población inocente, es un camino sin salida».

Esta reprobación, que recibió una respuesta contrariada de la embajada israelí, refleja mejor la sintonía de Zapatero con los «artistas de la ceja» y los progres de salón, que el necesario equilibrio diplomático del dirigente de una nación que es miembro de la UE y sabe en carne propia lo que es el horror del terrorismo.

Es de agradecer que en esta ocasión no haya cometido imprudencias como la del verano de 2006, cuando en plena crisis del Líbano se dejó fotografiar con la kufiya -el tradicional pañuelo palestino- y que tampoco se haya atrevido a hablar de de «terrorismo de Estado», pero resulta evidente que todas sus críticas van dirigidas contra el Estado judío.

No hay más que comparar su intervención con las palabras del presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien ha tachado de «imperdonables» las acciones de Hamas y ha acusado al grupo terrorista de llevar «una pesada carga de responsabilidad por el sufrimiento de los palestinos en Gaza».

Quienes justifican la ruptura de la tregua por parte de Hamas atribuyéndola al mantenimiento del bloqueo de Gaza no deberían ignorar que la apertura de los pasos siempre ha supuesto para ese grupo terrorista una vía libre para el contrabando de armas y explosivos, así como mayores facilidades para atentar en suelo israelí.

Israel argumenta y con razón que no hay desproporción cuando se trata de ejercer su legítimo derecho a defender tanto la vida de sus ciudadanos como su mismísima existencia como Estado, amenazada de facto por el islamismo radical.

40 MUERTOS POR UN TANQUE EN UNA ESCUELA PALESTINA

Los carros de combate israelíes han disparado este martes contra una escuela manejada por Naciones Unidas en la franja de Gaza, causando la muerte de al menos 40 personas.

La sede escolar estaba llena de centenares palestinos civiles que buscaban refugio de los combates, que se han intensificado su ofensiva terrestre en las últimas horas.

Las esquirlas de los proyectiles han salido disparadas causando heridas a muchas más personas dentro y fuera de la escuela, por lo que se teme que la cifra de muertos aumente. Fuentes israelíes dicen que están investigando el incidente.

TRES SOLDADOS VÍCTIMAS DEL «FUEGO AMIGO»

Tres soldados israelíes de la brigada de elite Golani murieron y otros 24 resultaron heridos este lunes por la noche en el norte de la franja de Gaza cuando un tanque israelí disparó por error contra su posición, anunció un portavoz del ejército hebreo.

«Tres soldados de las fuerzas israelíes murieron tras la explosión de un obús disparado por error por un tanque israelí durante una operación» en el norte de la franja de Gaza, anunció el portavoz, que añadió que otros 24 militares fueron heridos.

El portavoz precisó que uno de los heridos estaba en estado «crítico» y tres en estado «grave». Los otros 20 tenían heridas leves o de mediana consideración.

«El obús cayó en una estructura en la que se encontraban los soldados», añadió, sin dar más precisiones sobre la zona en que se encontraba la unidad. El comandante de la unidad, el coronel Avi Peled, figura entre los heridos leves.

El incidente, con lo que eufemísticamente se denomina «fuego amigo«, se produjo en Chujaiya, un barrio del este de la ciudad de Gaza, rodeada por los tanques israelíes.

En total, cuatro militares israelíes han muerto y otros 79 han resultado heridos desde el comienzo de la ofensiva terrestre en la franja de Gaza el pasado sábado, según el balance oficial israelí, que incluye los soldados muertos y heridos por el tanque.

Tropas de infanteria, a pie y perfectamente entrenadas para la guerrilla urbana -que desde la tarde del sábado cercaban estrechamente la Ciudad de Gaza velando armas- buscan a los terroristas de Hamas en sus agujeros. Todo ello después de que los carros de combate y la aviación hayan hecho un concienzudo trabajo durante los últimos diez días: aniquilar almacenes de explosivos, búnqueres, túneles, laboratorios y a los armados de Hamás y los grupos islámicos.

La misión que arrancaba anoche consiste en escarbar en cada rincón y en cada casa en la búsqueda de los «objetivos terrorista y de infraestructura terrorista» que habían escapado al fragor de las máquinas de guerra.

Casa a casa, expulsando a sus moradores, penetraron ayer las tropas israelíes en las ciudades del norte de Gaza. Y caída la noche, los masivos bombardeos se sumaron a los primeros combates cuerpo a cuerpo.

Las milicias palestinas esperan a los soldados en el laberinto de las zonas más pobladas y prometen «fuego y hierro» para recibir al enemigo. El Gobierno israelí también promete: «La operación continuará».

En 10 días de guerra ya han muerto 600 palestinos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído