El Gobierno británico veta la publicación de sus actas sobre la guerra de Irak

(PD).- El Gobierno británico ha decidido vetar la difusión de las actas de los consejos de ministros de marzo de 2003, en las que se registran las discusiones tras las cuales se decidió la implicación de Reino Unido en la invasión de Irak, pese a un fallo del Tribunal de Información hace un mes que dictó a favor de que se divulguen esos documentos, debido al «interés público» de los debates.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes, el ministro de Justicia, Jack Straw, ha invocado una cláusula de la Ley de Libertad de Información para vetar la divulgación de las actas, tras afirmar que la difusión de esos datos podría causar un «grave daño» al Gabinete, que, en su opinión, constituye un «principio esencial de la democracia parlamentaria británica».

La inédita decisión provocará un severo debate en Reino Unido, ya que el Gobierno no ha intentado siquiera la vía de la apelación al Alto Tribunal (equivalente al Supremo español) para poner fin a una prolongada batalla legal promovida por los grupos que reclaman su derecho a conocer las conversaciones del Ejecutivo que encabezaba Tony Blair cuando apostó por sumarse a la operación liderada por Estados Unidos contra el régimen de Sadam Hussein.

El titular de Justicia ha subrayado que la decisión de meter al país en la guerra de Irak, se ha examinado ya en varias investigaciones. «Hay que lograr un equilibrio entre la transparencia y el mantenimiento de aspectos de nuestra estructura de Gobierno democrático», ha argumentado Straw, al agregar que no ha tomado la decisión «a la ligera».

El Gobierno tenía de plazo hasta hoy para bien publicar los documentos, bien presentar un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Londres, aunque escogió finalmente la opción intermedia del veto.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído