México combate el narcotráfico con el ejército en Ciudad Juárez

(PD).- Son casi ocho mil soldados los que harán frente en Ciudad Juárez y todo Chihuahua «a un número indeterminado de sicarios» de los cárteles de Juárez, Sinaloa y Michoacán, anunciaron fuentes de la Defensa Nacional. Tras la reunión del Gabinete de Seguridad celebrada el pasado miércoles en esa ciudad, y en la que participaron las máximas autoridades locales, estatales y federales en la materia, el ejército sumará 5.332 soldados de una Brigada de Infantería Independiente a los 2.026 que ya operan en la región. Su misión será intentar cumplir la orden del presidente Felipe Calderón de poner «punto final» al narco en esa ciudad y sus aledaños.

A todo este contingente hay que añadir los casi 7.000 soldados de la 11.ª región militar, que abarca a los estados de Chihuahua y Coahuila; 1.600 agentes municipales y otros 1.500 policías federales, así como un centenar de operarios de la Procuraduría (Fiscalía) General de la República y de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) según Abc.

SITIAR LA ZONA

El secretario (ministro) de la Defensa, Guillermo Galván, anunció que «el personal castrense iniciará labores de vigilancia y combate a la delincuencia tan pronto termine de instalarse en los destacamentos habilitados por autoridades militares y civiles en Ciudad Juárez». El objetivo es «sitiar» la zona, «concentrar fuerzas» y «saturar el teatro de operaciones» para enfrentarse a los sicarios de los cárteles. La dirección de Seguridad Pública municipal continuará en manos de militares, tras la renuncia de sus dos anteriores responsables por las amenazas de los narcotraficantes.

El Ejecutivo prueba un nuevo esquema de combate al crimen organizado, al que declaró la guerra desde que Calderón asumiera la presidencia de la República en 2006. Si la estrategia ofrece resultados positivos, ésta se aplicará en otros estados considerados «focos rojos»: Guerrero, Baja California y Sinaloa. Después les seguirían otras entidades con elevados índices de violencia como Michoacán, Coahuila y Zacatecas. Hasta ahora, 45.000 militares están destinados a la lucha antidroga.

En Chihuahua han muerto por el narcotráfico 2.750 personas desde enero de 2008. En febrero pasado, la lucha entre bandas rivales de narcotraficantes y contra las instituciones del Estado se cobró 250 vidas en Ciudad Juárez, población de un millón y medio de habitantes vecina a El Paso (Texas) y punto clave en una de las principales rutas para el contrabando de drogas. Según el FBI, por ella pasa entre el 40 y el 60 por ciento de la droga que se consume en EE.UU.

La Operación Conjunta Chihuahua fue puesta en marcha en marzo de 2008. En aquella fecha, la cifra de ejecuciones en Ciudad Juárez había alcanzado la marca histórica de 45 víctimas. La presencia de uniformados sacó a las alimañas de sus madrigueras, que se vieron forzadas a disputarse nuevos territorios, con la consecuencia de un dramático aumento de asesinatos. Así, en 2008 fueron ejecutadas 2.206 personas en esta región fronteriza (1.600 en Ciudad Juárez). Y en los dos primeros meses de 2009 se sumaron en el estado 544 de los 1.103 asesinatos vinculados al narcotráfico que se registraron en todo el país.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído