Rusia tiende la mano a Obama para avanzar en materia de desarme

(PD).- Rusia considera que la llegada de Obama a la Casa Blanca puede constituir una oportunidad única para el mundo, por primera vez desde el fin de la Guerra Fría, para conseguir avances reales en materia de desarme.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, que ya ayer prometió a Hillary Clinton que su país trabajará contra un Irán nuclear, ha asegurado este sábado que «el relevo de Gobierno en EE UU ha cambiado la situación porque ahora el desarme multilateral es considerado una prioridad, lo que no se había visto en la Administración anterior».

Para el Gobierno de Moscú, esta situación crea una ocasión para dar «pasos reales comunes que rebajen las tensiones» y establecer «nuevas limitaciones en los regímenes (internacionales) existentes» para evitar la proliferación de armas de destrucción masiva, según ha declarado Lavrov en una conferencia de prensa .

Momentos antes, el ministro ruso de Asuntos Exteriores había pronunciado un esperado discurso ante la Conferencia de Desarme de Naciones Unidas, que se reunió de manera extraordinaria un sábado para escuchar al jefe de la diplomacia rusa. En ese foro, el ministro pidió a la comunidad internacional «no dejar pasar esta ocasión» para avanzar en el proceso de desarme.

Contra un Irán nuclear

A ese respecto, ha garantizado que Rusia asumirá sus responsabilidades «como un estado nuclear y miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU». Serguei Lavrov ha asegurado que el Gobierno de Moscú está dispuesto a «reiniciar» su relación bilateral con Estados Unidos, como lo propuso en la víspera la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en una reunión en Ginebra.

El ministro ruso considera que la conclusión de un nuevo acuerdo entre ambos países sobre armas estratégicas ofensivas «podría constituir una prioridad en esa dirección». Tal acuerdo sustituiría y ampliaría al actual Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START 1), suscrito en 1991 con el fin de disminuir la cantidad de armas nucleares y que expira el próximo 5 de diciembre.

En su alocución ante la Conferencia de Desarme, Lavrov también se ha refirido a la necesidad de reforzar el régimen de no proliferación nuclear en Oriente Medio y lograr que esta región quede libre de armamento de ese tipo.

Precisamente ayer, Lavrov y la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, se compromotieron a trabajaran para lograr cuanto antes un acuerdo sobre los planes nucleares de Irán y Corea del Norte.

Clinton le transmitió al titular ruso que el Kremlin debe ser consciente que un Irán nuclearizado y dotado de la tecnología de misiles que le vende Moscú puede convertirse en una potencial amenaza contra Rusia. Privar a Teherán de la bomba y de los misiles hará menos urgente el escudo antimisiles que critica Moscú.

Un Irán militarmente desnuclearizado y sin misiles de largo alcance permitiría a Washington mayor flexibilidad en el replanteamiento del escudo antimisiles que el Moscú anti Bush ha venido considerando como una amenaza intolerable. Clinton defiende el escudo como «parte de una disuasión y respuesta defensiva ante Irán y otros actores que quieran lanzar misiles contra Europa».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído