Obama-Zapatero: Una cumbre sobre las niñas

Obama-Zapatero: Una cumbre sobre las niñas

(PD).- Nos dice Hermann Tertsch en ABC que le perdonemos su actitud de aguafiestas frente al desbordado entusiasmo que parece haber despertado, no sólo en la prensa adicta del Gobierno en este país, la gira supuestamente triunfal del presidente Barack Obama por Europa.

Y que exprese la grima intelectual que me producen las edulcoradas interpretaciones que hace nuestro presidente Zapatero de unas intenciones de Obama que ni remotamente conoce.

Y que revele mi repugnancia al baboseo del entusiasmo de todos los seguidores -interesados o no- de la nueva religión del voluntarismo total en las relaciones internacionales.

Hay que congratularse, en efecto, de que la nueva administración norteamericana, deseosa de romper con el legado anterior, haya dejado de tratar a nuestros representantes legítimos como unos parias.

Era deseable que Obama mostrara disposición a la normalidad y palabras amables sin compromiso. También con el presidente que gratuitamente insultó una vez y llamó varias veces a la deslealtad contra y nuestra común alianza, la última hace unas semanas.

Aplaudo las mil buenas intenciones del nuevo presidente norteamericano y su buena educación en este su primer viaje a Europa. Y que después de sus palabras de cortesía hacia España y Zapatero le dejara a éste farfullar dos frases y media sobre nuestra voluntad de paz y justicia -otra vez la Nada- antes de darle un cachete amable en el hombro que parecía responder a un miedo muy racional a que Zapatero se explayara.

Estaría avisado. Al fin y al cabo el presidente de los Estados Unidos siempre anda mal de tiempo. Él no puede perder el tiempo con la alegría con la que lo hace el nuestro. Quizás quiera en algún momento, pero en todo caso no le dejan. Sugiere el gran columnista Santiago González que hablarían de sus niñas. Tienen dos cada uno.

Es posible. Pero en la breve intimidad con la traductora. Por lo demás, como le comentaba Goethe a Eckermann en sus conversaciones, nada hay más ofensivo que hacer perder el tiempo y la paciencia al interlocutor y al público con obviedades grotescas como son las manifestaciones de la bondad propia. Los dos quieren a sus niñas y los dos quieren paz y justicia en el mundo. Nadie desea plagas y terremotos.

Al menos no se espera una revelación contraria al respecto. Para mí Obama es aún una página en blanco que empezará a llenarse cuando tenga su primera crisis de voluntad y riesgo. Aún no la ha tenido. Guerrear en la crisis con dinero de los contribuyentes puede ser caro -incluso letal a largo plazo-, pero no es heroico.

Reconozco también que sus bienaventuranzas sobre el mundo libre de armas nucleares dan cierto miedo. Su tendencia presbiteriana a no ver más que lo bueno en el enemigo, me recuerdan a otro presidente, Woodrow Wilson, que con su bondad ayudó mucho a hundir Europea en el caos, la miseria y el crimen.

Respecto a Zapatero, tengo la convicción de que, después de la conversación sobre las niñas, Obama tiene ya un concepto más exacto sobre su capacidad y fiabilidad. Si no fuera así, pronto el mundo va a estar tan aviado como nosotros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído