Dimite el alto responsable de Scotland Yard que dejó al descubierto datos antiterroristas

(PD).- Acosado por la prensa y sus superiores, el jefe de la división antiterrorista de Scotland Yard, Bob Quick, ha dimitido. Quick, asistente del comisario, no ha podido soportar la presión a causa del descuido en el que dejó expuesto a las cámaras de la prensa un documento en el que se podía leer claramente «secreto», así como otros datos importantes que quedaron de manifiesto, en víspera de una redada antiterrorista en Inglaterra.

El subcomisario Bob Quick, experto en terrorismo de la Policía Metropoitana de Londres (MET), se había disculpado ante sus superiores por revelar, de forma involuntaria, información secreta contenida en unos papeles que llevaba descubiertos bajo el brazo cuando se dirigía a Downing Street, residencia del primer ministro.

Quick mantuvo ayer una reunión con el primer ministro, Gordon Brown, y la ministra de Interior, Jacqui Smith, donde se trataron nuevas estrategias de seguridad. A la salida del encuentro, el número dos de la unidad antiterrorista fue captado por las cámaras con documentos confidenciales bajo el brazo que revelaban cómo los presuntos sospechosos iban a ser arrestados, en qué ciudades y qué integrantes de la policía de Greater Manchester acometerían una serie de redadas en cadena en diversos domicilios a los que acudirían armados. Todos estos datos quedaron a la vista de los fotógrafos, al igual que el código secreto del la operación.

Adelanto

A raíz del descuido, varios cuerpos de la Policía británica adelantaron la operación e iniciaron ayer por la tarde una serie de redadas que culminaron en detenciones en ocho inmuebles. Doce hombres fueron detenidos en una serie de redadas practicadas en una amplia operación antiterrorista en el noroeste de Inglaterra. Los sospechosos -entre ellos diez pakistaníes con visado de estudios y un nacional británico, según la BBC- seguirán hoy bajo interrogatorio.

La Policía efectuó además registros en un cibercafé de Cheetham Hill (Manchester), la biblioteca de la universidad John Moores de Liverpool y una pensión de Clitheroe (condado de Lancashire).

«Patoso»

El portavoz de Interior del Partido Conservador, Chris Grayling, tildó de «patoso» y «extraordinario» el modo en que el subcomisario había tratado la información confidencial. «Si no se puede confiar en nuestro oficial más experto en contraterrorismo para no mostrar información altamente secreta en un lugar público ¿en quién se puede?», se preguntó el diputado.

La ministra del Interior, Jacqui Smith, se limitó a subrayar que la iniciativa de practicar las redadas había sido «una decisión operativa de la Policía y los servicios secretos», sin intervención del Gobierno. Por su parte, el ex alcalde de Londres Ken Livingstone (laborista) salió en defensa de Quick al destacar su experiencia y afirmar que no debería dimitir «por el error de llevar unos papeles al revés».

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído