La fragata española Numancia arresta «in fraganti» a 6 piratas somalíes pero les deja irse tan campantes

La fragata española Numancia arresta "in fraganti" a 6 piratas somalíes pero les deja irse tan campantes

(PD).- Casi a la misma hora en la que el capitán norteamericano, por el que los corsarios exigen dos millones de dólares, intentaba huir de sus captores saltando al agua y cuando los franceses mataban a dos piratas y capturaban a otros dos al liberar un yate galo, la fragata Numancia interceptaba a una banda de asaltantes somalíes, pero en lugar de arrestarlos, se limitaba a pedirles los nombres y les dejaba «irse de rositas».

Era la primera misión en el Golfo de Adén de la Numancia y consiguió evitar un nuevo secuestro, pero no arrestó a los corsarios, a pesar de que once militares españoles lograron ponerlos manos arriba y los tuvieron a su merced.

El barco español, que el pasado lunes relevó a la fragata Victoria y había recibido una llamada de socorro, interceptó un esquife con seis piratas a bordo que perseguía a corta distancia al carguero MSC Lucía, de bandera panameña.

Según el comunicado del Ministerio de Defensa, la Numancia puso rumbo a la zona a toda máquina, «alertando a su personal».

Al atisbar la fragata, la embarcación pirata se alejó con gran rapidez. Usando los sistemas de visión por infrarrojos que lleva el buque español, fueron seguidos y localizados con gran sencillez.

«Ante la presencia de la fragata, los piratas tiraron por la borda diversos objetos, entre ellos una escala (que habitualmente se utiliza para abordar embarcaciones)», señala la nota de Defensa, que añade que «el esquife intentó evadirse con maniobras agresivas, lo que motivó que se efectuaran advertencias por altavoz y disparos de bengalas, así como varios disparos de intimidación por su proa».

Los españoles lograron detener el esquife y lo abordaron, enviando un equipo de 11 militares especialmente armados y adiestrados para estas funciones.

La nota del Ministerio de Defensa explica que a bordo de la embarcación corsaria se encontraron numerosos bidones de combustible, «aunque no se localizó material para cometer actos de piratería, ya que posiblemente fue también arrojado al agua».

En un acto que pone en evidencia lo poco que desea comprometerse en acciones realmente duras el Ministerio que dirige la socialista Carmen Chacón y recibiendo «órdenes superiores», los españoles se limitaron a pedir sus datos a los piratas y los dejaron irse de rositas.

LA FUERZA NAVAL EUROPEA

La fragata Numancia sustituye a la Victoria desde el pasado día 6 en el marco de la Operación Atalanta de la UE (EUNAVFOR) en el Cuerno de África. Al frente de esta misión europea se encuentra el capitán de navío español Juan Manuel Garat Caramé, que ha relevado al comodoro griego Antonios Papaioannou.

La fuerza aeronaval europea está compuesta por ocho fragatas, dos aeronaves y unos 1.200 efectivos de distintos países. Además de la Numancia, España aporta el petrolero de flota Marqués de la Ensenada y el avión de patrulla marítima P-3 Orión.

LOS MARINOS FRANCESES RESCATAN A TIROS A LA TRIOPULACIÓN DE UN YATE

Fuerzas francesas atacaron a los piratas que secuestraron la semana pasada un yate privado, en una operación en la que murió uno de los rehenes. El Gobierno francés ha informado además de que en la operación militar han matado a dos piratas y capturaron a otros tres.

El velero Le Tanit, con dos parejas a bordo y un niño de tres años, fue capturado por los piratas el 4 de abril, a unos 640 kilómetros de la costa somalí, cuando se dirgía a Zanzíbar. La oficina del Elíseo ha dicho en un comunicado que el niño está a salvo, pero no ha ofrecido detalles de cuál de los rehenes ha fallecido.

La nota agrega que la Armada francesa estableció contacto con los piratas el jueves y que se tomó la decisión de llevar a cabo la operación de rescate después de que los corsarios rechazaran los términos del Gobierno francés y trataran de llevar el yate hacia la costa.

El comunicado concluye que el presidente, Nicolas Sarkozy, «reafirma la determinación de Francia de no ceder al chantaje y de hacer fracasar la piratería».

El velero francés ‘Le Tanit’ había sido advertido repetidamente del riesgo que corría si navegaba por esa zona donde hay constantes actos de piratería, indicó el martes el ministro francés de Defensa, Hervé Morin.

«Habían sido advertidos en varias ocasiones», subrayó Morin en una entrevista a la emisora ‘France Info’ al referirse a los cuatro adultos y al niño de tres años que iban en el barco.

El ministro precisó que durante una escala que ‘Le Tanit’ había hecho en Yibuti las autoridades francesas les recomendaron -sin éxito- que renunciaran a sus planes de navegar hacia Kenia.

Luego un helicóptero francés que les sobrevoló en el mar les reiteró el mismo mensaje, al igual que un barco francés un poco más adelante. «Siguieron su ruta en una zona que se sabe que el riesgo de piratería es muy grande», lamentó el responsable de Defensa.

Su departamento hizo notar que la intervención del Ejército francés para tratar de liberarlos, como se ha hecho en el pasado «es cada vez más difícil, y por tanto más peligrosa, porque los piratas ganan en experiencia.

LOS PIRATAS PIDEN DOS MILLONES POR EL CAPITÁN ESTADOUNIDENSE

Los piratas que mantienen como rehén al capitán estadounidense en una balsa salvavidas que flota a la deriva en el océano Índico piden dos millones de dólares (1,5 millones de euros) por su liberación. Uno de los piratas también ha dicho desde el puerto de Harardhere que están llevando a la zona un barco alemán secuestrado la semana pasada.

«Al saber que los estadounidenses no destruirán este barco alemán con su tripulación extranjera, ellos (los piratas) esperan reunirse con sus colegas en la balsa salvavidas. Nuestros amigos (en la balsa) esperan un rescate de dos millones de dólares así como su propia seguridad», ha dicho el pirata en condición de anonimato.

La información de la cifra del rescate se difunde horas después de que Richard Phillips, el capitán del Maersk Alabama, tratara de escapar lanzándose al mar. El hombre se lanzó al agua tratando de nadar hacia el buque estadounidense, pero fue capturado de nuevo, según han informado fuentes de Defensa de EE UU, que aseguran que ha salido ileso. Los ocupantes del buque de la Armada que ha acudido a la zona para presionar a los secuestradores han presenciado el intento de fuga.

Pese a la llegada de este buque, las negociaciones podrían proseguir bastante más tiempo puesto que el bote cuenta con víveres y agua para una semana. Cuatro piratas retienen al capitán Phillips, mientras el FBI intenta la liberación. Los 20 marineros que iban a bordo se rebelaron contra los captores y conseguieron recuperar el control del barco en aguas del golfo de Adén, frente a las costas de Somalia, pero a costa de perder a su capitán que cayó como rehén.

El destructor estadounidense Brainbridge, una de las unidades de la flota internacional que vigila la zona para tratar de evitar acciones de piratería, con una tripulación de medio centenar de oficiales y unos 500 marinos, se encuentra en las inmediaciones y vigila el bote salvavidas donde están los piratas y su rehén.

Resistencia de los piratas

Los piratas han advertido de que resistirán con las armas en caso de que les ataque el Ejército estadounidense. «Estamos a salvo y no tenemos miedo», ha declarado a Reuters uno de los secuestradores a través de un teléfono por satélite, en nombre de los cuatro hombres que retienen a Phillips. «Nos defenderemos si nos atacan», ha añadido.

Tras sufrir el intento de asalto, el capitán del Maersk Alabama, un portacontenedores de 17.000 toneladas, se ofreció para subir al bote salvavidas con los piratas para garantizar la seguridad del resto de marineros, antes de que éstos consiguieran retomar el control de su barco. El carguero tenía la misión de llevar ayuda alimentaria a Uganda y Somalia y está de camino al puerto keniano de Mombasa, el más importante del Africa oriental y su destino original.

Liberado un barco noruego

Por otra parte, se ha informado esta noche de que el barco noruego MT Bow Asir, de 23.000 toneladas, ha sido liberado después del pago de un rescate por parte de sus dueños. Un portavoz de la empresa Salhus Shipping AS ha confirmado la noticia, pero rehusó dar más detalles.

Sin embargo, uno de los piratas ha dicho a Reuters que los piratas tomaron el rescate y se encuentran ya en Harardhere. Algunas fuentes dicen que la naviera pagó 2,4 millones de dólares por la liberación del barco secuestrado a finales de marzo con 27 tripulantes a bordo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído