Obama reconoce al rey Abdulá como líder espiritual

(PD).- No por algo se llama Barack Hussein Obama. La profunda reverencia que el presidente de Estados Unidos dio en Londres al Rey de Arabia Saudí sigue dando de que hablar o más diríamos de callar. Porque es curioso que la Prensa internacional no ha dado una mayor difusión a su insólito gesto de respeto, algo totalmente extraño a las normas internacionales del protocolo entre jefes de Estado.

La Casa Blanca lo ha negado, pero cualquiera que lo desee lo puede ver y comprobar una y otra vez en Youtube: cuando se cruzan en una de las antesalas de la reunión del G-20 en Londres, el apenas estrenado presidente norteamericano Barack H. Obama toma de la mano al Rey saudí Abdulá bin Abdulaziz, al mismo tiempo que inclina su cabeza y hace una genuflexión, según informa Época.

Los asesores de Obama, asustados por la reacción de parte de la opinión pública americana (conservadora en su mayoría) intentan diluir el gesto, asegurando que se produjo al ser Obama más alto que el mandatario de Arabia Saudí. Pero ésa es una verdad más que interesada: a la Reina de Inglaterra en lugar de una inclinación los Obama le pasaron el brazo por la espalda en un gesto que la pobre Isabel II nunca antes había conocido. Por tanto, que quede claro: Barack Obama hizo una genuflexión ante Abdulaziz, guste ahora o no.

Esta actitud no tiene precedentes protocolarios en los Estados Unidos, cuyos líderes nunca han reconocido en los monarcas del mundo un poder superior. Se los respeta como a cualquier otro dignatario, pero nadamás.

Los presidentes americanos no tienen por qué inclinarse ante ningún igual, se ha justificado durante siglos. Y equivocados o no, esa interpretación ha prevalecido siempre en sus relaciones exteriores. Desde Roosevelt a Bush, todos los presidentes se han limitado a un apretón demanos con sus contrapartes árabes, incluidos los varios reyes de la Casa Saud.

LEA EL ARTÍCULO COMPLETO EN ÉPOCA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído