XENOFOBIA, SECTARISMO, ODIO Y VIOLENCIA EN LA CATALUÑA INDEPENDENTISTA

El prófugo Puigdemont carga como un loco contra el Gobierno de Trudeau después de que Canadá le deniegue la entrada al país

El prófugo Puigdemont carga como un loco contra el Gobierno de Trudeau después de que Canadá le deniegue la entrada al país

Se ha puesto como loco Carles Puigdemont. El fugado expresidente de la Generalitat catalana ha acusado este 2 de diciembre de 2019 al Gobierno del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, de «apoyar» tesis de la extrema derecha.

Como suena. Le ha dicho, vía mensaje, al bueno y ‘progre’ Justin que que ha asumido la tesis de que «la participación de un funcionario electo en un referéndum sobre autodeterminación puede ser legítimamente castigado con condenas penales».

Puigdemont hizo esa crítica al Ejecutivo canadiense en una carta de «agradecimiento» a la organización independentista Sociedad San Juan Bautista (SSJB) de Quebec.

«Solo puedo denunciar la actual posición de Ottawa, que es muy perjudicial para la idea misma de democracia, y que yo contestaré en las más altas instancias judiciales si es necesario».

Puigdemont carga contra las autoridades canadienses, a las que tanto ha alabado y puesto como ejemplo en el pasado, por no haberle concedido todavía la autorización electrónica de viaje (eTa, por sus siglas en inglés), un documento que Canadá exige a los ciudadanos de países que no necesitan visado para entrar en el país y que llegan por vía aérea.

Canadá ha negado en dos ocasiones la eTa al prófugo.

En la primera ocasión, Puigdemont no presentó los documentos requeridos por las autoridades canadienses para obtenerla.

En la segunda, a finales de octubre, el abogado de Puigdemont en Canadá, Stéphane Handfield, declaró que las autoridades negaron la autorización por los cargos pendientes que el expresidente de la Generalitat tiene ante la Justicia española.

En su misiva a SSJB, Puigdemont afirma que quiere saludar a los «compatriotas» que han elegido vivir «en ese país, tan invernal como caluroso», en alusión a la provincia canadiense de Quebec.

«Un país que estoy impaciente por visitar, gracias a la amable invitación de la Sociedad San Juan Bautista de Montreal y a su presidente, el general Maxime Laporte, para crear conciencia sobre la situación injusta que existe en España».

El expresidente catalán, que se encuentra huido de la justicia española en Bélgica, añadió que está «perplejo» por la negativa de Canadá a concederle la autorización electrónica de viaje.

«No me esperaba este tratamiento, que me sorprende».

«Pensé que Canadá, que siempre ha disfrutado de una gran aura de ejemplaridad internacional, me acogería mejor».

Puigemont también acusó a Canadá de socavar los «derechos democráticos» de indígenas y otras minorías en el país.

«Quiero rendir homenaje a los pueblos aborígenes de Canadá por su coraje y resistencia a los enormes desafíos que enfrentan. También sigo siendo un observador atento de las discusiones sobre el futuro político y constitucional de Quebec»,

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído