Los vecinos sólo buscaban enviar sus deseos hasta el cielo para que se cumplan en 2020

Esta peligrosa tradición de año nuevo incineró a 30 animales en un zoo de Alemania

Esta peligrosa tradición de año nuevo incineró a 30 animales en un zoo de Alemania
El zoológico en la ciudad alemana de Krefeld PD

El inicio de 2020 ha sido una tragedia para un zoo de Alemania. Los vecinos decidieron recibir a la nueva década enviando unos farolillos voladores con deseos hasta el cielo. A pesar de que se desconoce qué sueños buscaban cumplir, el resultado inmediato de los artefactos ha sido un incendio en un zoológico en la ciudad alemana de Krefeld (oeste de Alemania), donde perdieron la vida una treintena de animales del recinto de los monos, entre ellos cinco orangutanes, dos gorilas y un chimpancé.

El jefe de la policía de investigación criminal de Krefeld, Gerd Hoppmann, indicó que se ha abierto una investigación por incendio provocado por acción negligente después de que en la zona próxima al fuego se encontraran hasta tres farolillos voladores de unos 34 centímetros de diámetro con mensajes en su interior escritos a mano con deseos para el nuevo año.

Las fuerzas de seguridad agregaron que testigos dijeron haber visto en el aire a una altura muy baja este tipo de artículos cilíndricos (que están hechos de papel de seda, con una vela o una pasta combustible en su interior que al producir calor hacen que se eleve el farolillo) poco antes de que se declarara el incendio en el tejado del recinto de los monos.

Lejos de ser un simple accidente, se trataría de un delito grave, ya que desde 2009 está prohibido hacer volar estos farolillos tanto en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, donde ocurrió la tragedia, como en toda Alemania. No obstante, es verdad que aún la localidad de Mecklemburgo-Antepomerania permite el uso de esta peligrosa tradición.

La policía hizo un llamado para que acudan hasta la comisaría tanto los posibles testigos de los hechos, así como las propias personas que hicieron volar los farolillos. Por su parte, el director de zoo de Krefeld, Wolfgang Dressen precisó que en el incendio murieron cinco ejemplares de orangután de Borneo, un chimpancé del oeste africano y dos gorilas occidentales de planicie, además de ejemplares de primates más pequeños, otros mamíferos y pájaros.

Un ‘casi milagro’

Wolfgang Dressen aprovechó para comentar que, en mitad de la tragedia, ocurrió “casi un milagro”, donde dos chimpancés han logrado sobrevivir con quemaduras leves al “monstruoso incendio”, que gracias a los esfuerzos de los bomberos no se propagó a los colindantes jardín de los gorilas y recinto para canguros.

Dressen se refirió en particular a la muerte del gorila Massa, de 45 años, el más viejo en Europa, al que contó haber visto envejecer y del que dijo era un “hombre senil”, pero digno. En ese sentido aludió al enorme esfuerzo que supondrá procesar la tragedia, sobre todo para los cuidadores, a los que unía un “vínculo emocional” con los animales.

El director del zoo precisó que el fuego se propagó con tanta rapidez, que incluso de haber dispuesto de detectores de incendios, los bomberos no habrían podido acudir mucho antes a sofocar las llamas.

De cara a la reconstrucción del recinto, el director del zoo se pronunció a favor de la instalación de detectores de incendios, que en una construcción más moderna espera que no supongan una dificultad técnica.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído