EL IMPERIALISMO RUSO EN VENEZUELA

Rusia saca provecho de las sanciones: pone de rodillas a Maduro y se apodera de PDVSA

Rusia saca provecho de las sanciones: pone de rodillas a Maduro y se apodera de PDVSA

La dictadura venezolana se sostiene políticamente por el apoyo de las Fuerzas Armadas a Nicolás Maduro, pero económicamente, el régimen se puede mantener con vida, principalmente, gracias al apoyo de Rusia.

Según ha podido conocer el periódico español ABC, la estatal petrolera Rosnef ha tomado el control de la principal fuente económica de Venezuela.

Según datos de la consultora Refinitiv Eikon, la petrolera Rusa controlaba un 40% de la comercialización en julio de 2019, sin embargo, ya en enero de 2020 el control en la venta del crudo del país caribeño ha pasado al 75% según estima la diplomacia estadounidense.

Y es que la petrolera de la potencia aliada del régimen de Maduro, incluso cuenta con una oficina para negociar el petróleo venezolano desde Panamá, allí cuenta exdirectivos de la industria petrolera venezolana, según destaca el diario español.

El control ruso llega a tal escala, que ya no confían en la gestión del petróleo por parte de la empresa venezolana, por lo que en las plantas de extracción y tratamiento Petromonagas, Petrovictoria y Petromiranda son los técnicos de Rosnef los que negocian directamente con los proveedores locales y las subcontratistas.

«La comunidad internacional debe hacer a Rusia responsable de sostener a la dictadura de Maduro. Su sostén es Rusia, que se ha convertido en el comerciante del petróleo venezolano. Es quien lo transporta, lo mercadea, y se cobra la deuda con ese crudo», ha dicho el embajador del Gobierno interino venezolano en Washington.

Así, con el apoyo militar y económico, Rusia se ha convertido en la principal potencia que sostiene al dictador Nicolás Maduro, esto tras conocerse que un representante chino anunció a la Casa Blanca, el pasado miércoles 15 de enero, que ese su país ha disminuido los vínculos con el régimen venezolano «producto de las sanciones económicas y otros factores», según adelantó Elliot Abrams.

Una situación que deja el camino abierto al Gobierno de Vladimir Putin, con esto ya está aprovechando la frágil situación de Venezuela para tener un aliado estratégico que le permita impulsar el antiamericanismo en el propio territorio americano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído