Más de 6.000 personas han sido rastreadas y contactadas a través de los servicios de inteligencia

Singapur y el misterioso uso de detectives para contener al coronavirus

Singapur y el misterioso uso de detectives para contener al coronavirus
Singapur en la lucha contra el coronavirus PD

Uno de los primeros lugares en sentir el impacto del nuevo coronavirus fuera de China fue Singapur. Un país que optó por usar detectives para acechar posibles casos positivos de la enfermedad en un intento de estar un paso por delante del virus.

A partir del 16 de marzo, en Singapur había confirmado 243 casos y ninguna muerte. Para alrededor de 40% de esas personas, el primer indicio que tuvieron fue cuando el Ministerio de Salud les dijo que debían ser sometidos a una prueba y quedar en aislamiento.

Hasta esta semana, más de 6.000 personas han sido rastreadas y contactadas mediante una combinación de imágenes de cámaras de seguridad, investigación policial y arduo trabajo detectivesco a la antigua, que muchas veces se inicia con una simple llamada telefónica.

En Singapur, la mayoría de la gente conoce a alguien que ha sido rastreada y contactada, y eso es parte del asunto. Con casi 8.000 personas por kilómetro cuadrado, es uno de los países más densamente poblados del mundo. Un foco de infección no identificado podría propagar la enfermedad rápidamente.

El potencial impacto sobre la economía y el servicio de salud sería enorme. Singapur no tuvo muchas opciones salvo encontrar y asilar a todo el que estuviera en riesgo.

Detectives a contrarreloj

Conceicao Edwin Philip es uno de tres rastreadores de contacto en el Hospital General de Singapur, uno de los centros sanitarios estatales encargados de tratar a los pacientes con coronavirus.

Su equipo es el primero en hablar con los pacientes cuando llegan al hospital para saber con quién han entrado en contacto y dónde han estado. «Una vez recibimos los resultados de laboratorio de un caso positivo, tenemos que cancelar todo y trabajar hasta las tres de la mañana. Al día siguiente, retomas de nuevo», dice.

Le entregan esa información vital al personal del Ministerio de Salud que continúa con el proceso: «Sin esta primera pieza, no se puede conectar nada. Es como un rompecabezas, hay que armarlo por completo».

Zubaidah Said dirige uno de los equipos de Ministerio de Salud que tiene la tarea de seguir el siguiente paso.

Muchas veces, su equipo enfrenta desafíos en la recolección de información -algunos pacientes están muy enfermos para contestar, por ejemplo- y eso hace su labor más difícil.

«Hasta donde sea posible, con muchos casos tratamos de obtener una segunda información, pero otra vez, eso ha sido difícil», reconoce.

Ahí es donde entra el siguiente equipo, porque Singapur también tiene la ventaja de contar con unidades de investigación criminal de la policía al frente.

«La policía y el ministerio sostienen teleconferencias diarias para intercambiar información», expresó por correo electrónico el alto comisario asistente de policía Lian Ghim Hua, del Departamento de Investigación Criminal.

«Un promedio de 30 a 50 agentes están trabajando todos los días en rastreo de contacto y la cifra algunas veces se eleva hasta más de 100 agentes».

El rastreo de contacto se hace además de los deberes diarios de la policía -algo que es posible debido a la baja tasa de criminalidad en Singapur.

En ocasiones, los agentes también engancharon la asistencia del departamento de investigación criminal, la oficina antinarcóticos y los servicios de inteligencia de la policía.

Usan imágenes de CCTV, visualización de datos e investigaciones para ayudarlos a rastrear contactos cuyas identidades no se conocen en un principio, por ejemplo, los pasajeros de un taxi que no lo contrataron por app o que pagaron en efectivo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído