El presidente del Consejo Europeo de Investigación, Mauro Ferrari, deja su cargo harto de los políticos

La primera dimisión en Europa por el COVID-19 deja ver que Sánchez no es el único inepto

Ferrari fulmina el funcionamiento de la Unión Europea de cara a la crisis del coronavirus en una carta publicada en el 'Financial Times'

La primera dimisión en Europa por el COVID-19 deja ver que Sánchez no es el único inepto
Mauro Ferrari decidió regresa a EEUU para liderar una investigación internacional contra el COVID-19

Pedro Sánchez no es el único inepto ante la crisis del coronavirus, a menos eso es lo que cree el ya expresidente del Consejo Europeo de Investigación (ERC, por sus siglas en inglés), el investigador Mauro Ferrari, quien ha anunciado su dimisión este miércoles por su desacuerdo con la gestión de la Unión Europea para hacer frente al COVID-19.

Ferrari acepto el cargo el pasado 1 de enero de 2020, pero se hartó de la gestión del nuevo coronavirus que se lleva a cabo desde Europa, que no ha querido seguir su programa científico a gran escala para luchar contra la contagiosa enfermedad, esto lo dejó por escrito en un comunicado que publicó el ‘Financial Times’.

Mauro presentó su renuncia a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el martes por la tarde.

«Me ha decepcionado mucho la respuesta europea al COVID-19 –ha señalado al medio británico–. Llegué al ERC siendo un ferviente defensor de la UE, pero la crisis del COVID-19 cambió por completo mis puntos de vista, aunque los ideales de colaboración internacional continúo apoyando con entusiasmo», expresó Ferrari.

El órgano que presidió fue creado en 2007 para financiar a los mejores científicos de Europa, el ERC maneja un inmenso presupuesto de alrededor de 2.000 millones de euros al año, y es una de las agencias de financiación más prestigiosas del mundo, pero de acuerdo a la explicación del que era su máxima autoridad, de poco han servido tal presupuesto y ese prestigio en este momento clave.

El profesor Ferrari aseguró al rotativo que su disputa con la Comisión Europea comenzó a principios de marzo, cuando era «evidente» que la pandemia sería una «tragedia de proporciones posiblemente sin precedentes».

El científico propuso establecer un programa especial de ERC para combatir la crisis, pero no fue escuchado, «pensé que en un momento como este, los mejores científicos del mundo deberían contar con recursos y oportunidades para combatir la pandemia, con nuevos medicamentos, nuevas vacunas, nuevas herramientas de diagnóstico, nuevos enfoques dinámicos de comportamiento basados en la ciencia, para reemplazar las intuiciones, a menudo improvisadas, de los líderes políticos«, dice, y lamenta «la ausencia total de coordinación de las políticas de salud entre los Estados miembros».

Ferrari regresará al ejercicio profesional como profesor a la Facultad de Farmacia de la Universidad de Washington, en Seattle. Su lucha contra el COVID-19 no se detendrá y desde Estados Unidos liderará una investigación internacional para luchar contra el COVID-19.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído