Es uno de los países que ha impuesto las medidas más drásticas

Nueva Zelanda aplica la estrategia más estricta del mundo para frenar al COVID-19

Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda que lidera las estrategias efectivas contra el COVID-19, ha demostrado que aprender de los errores de otros y ordenar cierre de fronteras y confinamiento con tan solo 102 casos, hoy se ha convertido en un ejemplo de buena gestión

Nueva Zelanda aplica la estrategia más estricta del mundo para frenar al COVID-19

Según la opinión de muchos expertos, Nueva Zelanda está aplicando la mejor estrategia para manejar la crisis del coronavirus.

Este país han logrado espectaculares resultados no ‘mitigando’, como otros países, sino directamente ‘eliminando’ la enfermedad.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció la restricción de movilización más estricta del mundo debido a la aparición de más contagios de COVID-19 en su territorio, a pesar que sólo han muerto 4 personas.

Lo que ha resultado sorprendente es la ralentización en la aparición de nuevos pacientes con la enfermedad (covid-19) y sobre todo el número de fallecimientos desde que inició la pandemia: solo uno.

Este exitoso resultado ha sido gracias a las decisiones aplicadas por el Gobierno de este país, consideradas como las más agresivas compara con otros países desarrollados, como el confinamiento para toda su población durante un mes y el cierre total de fronteras.

Pero como los expertos señalan, las medidas se tomaron desde una etapa temprana, siguiendo la estrategia de «eliminación» de la enfermedad, en lugar de la «mitigación» que se aplica en muchas otros países.

Eliminación de la curva

La estrategia de eliminación de la curva consiste en hacer lo contrario que la mayoría de países: introduce medidas fuertes al comienzo de la crisis para evitar su introducción. Se podrían resumir en cinco grandes medidas:

– Control fronterizo con aislamiento efectivo de viajeros.

– Detección rápida con pruebas generalizadas.

– Aislamiento y rastreo de contactos.

– Promoción intensa de la higiene y cumplimiento estricto del distanciamiento social.

– Estrategia efectiva de comunicación.

Según los datos de la Organización mundial de la salud y el mapa en tiempo real, en Nueva Zelanda se han registrado hasta el momento (lunes 13 de marzo) 1.349 contagios y 5 muertes a causa del coronavirus.

Estas bajas cifras, son producto de las medidas tomadas a tiempo. Po ejemplo: Nueva Zelanda puso en cuarentena a todos los viajeros que llegaban del extranjero a partir del 15 de marzo. El día 19, cerraron las fronteras. El día 23 de marzo, confinaron a todo el mundo: nadie podía salir de casa excepto a comprar víveres o medicinas o hacer ejercicio cerca de casa. Sólo los empleados de servicios esenciales podían salir de casa.

Con la estrategia de mitigación, que se ha aplicado en países como Estados Unidos, las medidas de apoyo y restricciones aumentan a medida que avanza la epidemia para «aplanar la curva», explican los especialistas liderados por Baker.

Por el contrario, la estrategia de «eliminación» de la curva «invierte en parte el orden al introducir medidas fuertes al comienzo» de la emergencia para evitar la introducción del virus.

¿Qué hizo Nueva Zelanda?

Nueva Zelanda comenzó con la puesta en cuarentena de todos los viajeros que llegaban del extranjero el 15 de marzo. Tan solo cuatro días después, la política aumentó al cierre de fronteras.

Para el 23 de marzo, la primera ministra anunció «la restricción más estricta a los movimientos en Nueva Zelanda en la historia moderna» al avanzar al nivel 4 de su plan de contingencia, que dura cuatro semanas.

Nadie puede salir de casa, excepto a comprar víveres o medicinas, o hacer ejercicio en los alrededores del hogar. Solo se permite el contacto en la «burbuja» del hogar y las autoridades constantemente informan cómo salir de forma segura.

Además, la geografía de Nueva Zelanda ha sido clave para la contención de la enfermedad.

Al ser una nación integrada por dos islas mayores, pueden tener un gran control de las fronteras, quién entra y qué contactos desarrolla en el país.

Además, al tener una población de 4,8 millones de habitantes hace que las autoridades tengan un mayor control y que la gente se «cuide entre sí».

¿Por qué también Portugal frena mejor el Covid-19?

Hasta la fecha del día lunes 13 de abril, Portugal registra 16.585 casos de contagios y 504 muertes.

No es solo que, geográficamente, el territorio luso se sitúa en el flanco más occidental de Europa y que los índices de contaminación de Lisboa y Oporto son claramente inferiores a los de Madrid y Barcelona, una circunstancia que disminuye el riesgo de infecciones respiratorias a nivel genérico.

Se trata, principalmente, de dos factores clave: que las medidas drásticas de contención se aplicaron con anterioridad, incluso con una baja incidencia de la pandemia, y que el Gobierno (igualmente socialista, pero en solitario) no ha cometido las negligencias que caracterizan día tras día la gestión de Pedro Sánchez, sin olvidar que la cohabitación entre el primer ministro, Antonio Costa, y el presidente conservador Marcelo Rebelo de Sousa funciona con envidiable sintonía.

De esta manera, el Gobierno luso se lo tomó muy en serio desde el primer instante y no cayó en el error de alentar la asistencia masiva a las manifestaciones feministas del 8-M, exactamente seis días después de registrarse el primer caso de la nueva enfermedad en Lisboa, a causa de alguien que había regresado de un viaje a Italia.
Consciente de la fragilidad de su Sistema Nacional de Salud, el gabinete de Costa se dio cuenta de que debía ponerse manos a la obra cuanto antes, como demuestra el hecho de que declararon el estado de emergencia un día antes que Pedro Sánchez (y en una fase mucho más embrionaria del impacto de la enfermedad), cuando no habían transcurrido más que 11 días del positivo inicial.

Igualmente, su frontera terrestre únicamente linda con España, lo cual facilita el control de entradas y salidas.

El civismo y la autodisciplina de los ciudadanos han sido factores muy positivos durante estas fechas. Todo eso contribuye como telón de fondo en un contexto que requiere de una solvente concienciación colectiva.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído