El diario estadounidense advierte que lo peor del COVID-19 se verá en América Latina, África y Asia meridional

The New York Times hace una cruda radiografía de cómo será la pandemia del coronavirus en América Latina y África

"Para gran parte del resto del mundo, la pesadilla aún no ha comenzado"

The New York Times hace una cruda radiografía de cómo será la pandemia del coronavirus en América Latina y África
El diario menciona a Río de Janeiro como una de las ciudades donde "el distanciamiento social es imposible".

La pandemia del coronavirus ha sido especialmente dura en Europa, países como Italia, España, Reino Unido y Francia se encuentran sufriendo las consecuencias de la contagiosa enfermedad que tuvo su epicentro inicial en Wuhan, China. No obstante, mientras estos países cuentan con sistemas sanitarios y estructuras sociopolíticas de primer nivel, esto no es así en otras latitudes como en África y América Latina.

El temor ante la llegada del coronavirus a estas regiones ha sido advertido por los especialistas debido a las terribles consecuencias que podría tener, siendo el propio Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien advirtió hace una semana por el aumento de los casos y de países afectados, «África debe prepararse para lo peor», dijo.

Este lunes fue el diario The New York Times el que tomó la batuta en ese sentido, con un editorial titulado: «La crisis mundial del coronavirus está a punto de empeorar mucho más», y allí hace énfasis a las lamentables condiciones existentes en países de América Latina, África y Asia meridional.

“En algunos lugares de los Estados Unidos y otros países desarrollados golpeados duramente por el COVID-19, la pregunta es cuándo podría ser posible empezar a volver al trabajo. Para gran parte del resto del mundo, la pesadilla aún no ha comenzado. Y parte del horror es que muchos países más pobres no tendrán los medios para hacer mucho al respecto”, señala el artículo.

«Con la excepción de Irán, los países más afectados hasta ahora se encuentran entre los que tienen las economías, los establecimientos científicos y los servicios médicos más avanzados del mundo, e incluso Irán tiene un sistema médico relativamente funcional. Lo que probablemente se avecina es la propagación del coronavirus a través de países asolados por conflictos, a través de campos de refugiados abarrotados y centros de detención en lugares como Siria o Bangladesh, a través de ciudades llenas de gente como Mumbai, Río de Janeiro o Monrovia, donde el distanciamiento social es imposible y no se confía en el gobierno, y a través de países sin la capacidad fiscal o los servicios de salud para montar una respuesta viable», agrega.

Una fuerte propagación en esas regiones también tendrá impacto a nivel global, ya que se verán interrumpidos «los suministros de materias primas, las frágiles economías se derrumbarán, y el virus se duplicará para volver a infectar las regiones del norte«.

Consciente de este panorama, el Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé la peor crisis desde la Gran Depresión por el coronavirus, anunció este lunes que aprobó un alivio de la deuda de 25 países para ayudarles a liberar fondos para luchar contra la pandemia.

Mientras en Estados Unidos y Europa, los gobiernos y las empresas -en su mayoría- han podido pagar a muchos trabajadores cesantes al menos una parte de sus salarios, y otros tienen derecho a prestaciones por desempleo, miles de millones de personas en África, América Latina y Asia meridional no tienen una red de seguridad ni ahorros. La ONU estimó que la pérdida de ingresos en los países en desarrollo podría superar los 220.000 millones de dólares. «La dramática desaceleración económica que ya está en marcha interrumpirá los flujos comerciales y creará un desempleo que causará daños a niveles difíciles de predecir y difíciles de contemplar«, apunta el editorial.

«Hasta ahora, las regiones más vulnerables han registrado pocos casos, uno de ellos es Yemen, que se extiende por toda África y el Medio Oriente. Pero eso puede ser en parte por la falta de confianza en los informes o por negación deliberada. Las cifras están aumentando y, como el mundo ha aprendido, es probable que aumenten de manera radical y rápida”, alerta el diario neoyorquino.

En este sentido, el diario remarca que «algunas dictaduras, como la egipcia, han utilizado el brote para reforzar su control» sobre la población y el sistema estatal. Algo que se ha venido denunciando en América Latina en regímenes como los de Venezuela y Nicaragua.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído